DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La amenaza de la carabela portuguesa llega a O Vao

Ejemplar de carabela portuguesa encontrado en O Vao.

Ejemplar de carabela portuguesa encontrado en O Vao.

La temida medusa conocida como carabela portuguesa continúa llegando a las playas de Vigo. Si hace aproximadamente un mes se había detectado en Saiáns, ahora también ha arribado a O Vao. Varios vecinos de la zona han alertado de su presencia mientras paseaban por esta playa viguesa. A pesar de su belleza visual, con un característico color azulado, su picadura puede llegar a ser fatal, causando fiebre, vómitos, dolor de cabeza y, en casos extremos, ser incluso letal para ciertas personas de riesgo. Sus tentáculos, en los cuales almacena el veneno, llegan a medir entre 20 y 30 metros, y a pesar de estar varada en la playa, puede llegar a ser muy peligrosa. Pese a que tras dejarlas la marea llegaron muertas al arenal, lo cierto es que su veneno permanece dentro por lo que el riesgo sigue estando ahí. Por eso se recomienda a todas las personas que estén alerta cuando vean una especie de este tipo y es especialmente evitar tocarlas cuando su cuerpo todavía se encuentra hinchado.

“Me di cuenta al agacharme de lo que era e inmediatamente avisé a las personas de mi entorno. Porque además también es peligrosa para las mascotas”, explica Gonzalo Gómez, un vigués que suele salir a pasear por O Vao cuando el tiempo lo permite.

Este desembarco del invertebrado se produce después de tocar tierra anteriormente en las Rías Altas, y en las últimas semanas llegan a Vigo tras las borrascas sufridas recientemente. Todo se debe al viento del sur-suroeste, que ha desplazado este tipo de medusa desde Canarias o las Islas Azores hasta las costas de Galicia. Manuel E. García, biólogo y trabajador del CSIC de Bouzas, se ha mostrado preocupado por su aterrizaje en las playas gallegas, con una especie que “de ser verano, esta carabela portuguesa cierra playas”. Aun así, reconoce que este ejemplar “es recurrente, sobre todo en otoño, pero no por ser recurrente deja de ser peligroso”, asegurando que su picadura “es de un dolor intenso, muy fuerte y molesto”, alertando sobre todo a los surferos que, con el temporal, quieran disfrutar de grandes olas en las playas.

Tras su llegada a Saiáns, también se constató la presencia de dos enjambres -agrupaciones de ejemplares- que fueron retratados recientemente en las aguas de cabo Estai. A diferencia de las carabelas aparecidas previamente, que estaban en la arena, en este caso se logró captar las imágenes en su medio de vida, lo que si cabe incrementa su plasticidad.

Si bien es cierto que es una de las especies más llamativas, su picadura se produce en milésimas de segundo, dando muy poco tiempo para reaccionar e intentar evitarla. Cada uno de sus largos tentáculos contiene miles de células urticantes que se activan al entrar en contacto con la piel humana. Estas células contienen túbulos como arpones que inyectan veneno en la piel, generando dolor, sarpullidos y enrojecimiento.

¿Qué es la peligrosa carabela portuguesa? MARTA CLAVERO

Todos los organismos que pertenecen a la familia phylum Cnidaria, como las propias medusas, el coral o las anémonas, están equipadas con este tipo de células, que les protegen de los depredadores. Cada una de estas células (cnidoblastos) consiste en una cápsula que contiene un filamento enrollado acabado en un dardo y potentes toxinas.

Las células urticantes se activan al tener contacto físico con la piel humana, disparando su dardo. Así se inyecta el veneno en la piel a través del filamento con una aceleración similar a la de un revólver, generando dolor, sarpullidos y enrojecimiento. Además, en la célula urticante se crea una presión muy alta, de alrededor de 200 atmósferas. En casos extremos incluso podría provocar la muerte de quien entre en contacto con ella, por eso se aconseja extremar la precaución ante su presencia y en ningún caso tocarla.

¿Qué hacer ante la picadura de una carabela portuguesa? Leticia de Torre

También en O Grove

Su avistamiento no se ha reducido a las playas de Vigo. Prácticamente al mismo tiempo en O Grove varias personas fueron testigo de la presencia de carabelas portuguesas en arenales como, A Lanzada, Raeiros, Area da Cruz y diversos puntos de San Vicente. En Bueu también se han encontrado estas peligrosas medusas por estas fechas en los últimos años.

Aunque en esta época su llegada a la costa impulsadas por el viento constituye una amenaza menor, ya que no hay bañistas en las playas y el contacto con ellas es menos probable, no hay que perder de vista a estas medusas, ya que pueden causar importantes complicaciones al ser humano si se las toca. Una advertencia a la que deben prestar especial atención actualmente los aficionados al surf, kitesurf y deportes similares. Tal es la amenaza que supone que, si la presencia de estas medusas tuviera lugar en verano, se procedería a precintar la playa donde fuesen detectadas por su elevada peligrosidad.

Se recomienda por tanto una especial atención a los que acudan a pasear estos días a las playas de O Vao o el resto de arenales de esta zona. Sobre todo a aquellas personas que lo hagan con niños, para quienes el globo de color fucsia característico de esta especie resulta especialmente llamativo.

Compartir el artículo

stats