Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La última travesía del narcosubmarino

El narcosubmarino surcó el asfalto desde Vigo hasta Ávila Marta G. Brea

El narcosubmarino emprendió ayer su última travesía. La que lo llevó desde la Zona Franca de Vigo, donde permanecía depositado y custodiado tras ser interceptado en la ría de Aldán cargado con más de tres toneladas de cocaína, hasta su destino final en Ávila. Fue el pasado diciembre cuando la jueza que lleva la causa acordó entregar la embarcación a la Dirección General de la Policía para su “exposición y conservación” en el museo de la escuela de formación del Cuerpo Nacional de Policía. El traslado del semisumergible se produce en un momento en el que la instrucción abierta en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Cangas por este cargamento de droga está casi finalizada: ya se dictó el auto de procesamiento y ahora se está a la espera del escrito de acusación del fiscal. Tres de los encausados permanecen en prisión provisional.

Al narcosubmarino le salieron demasiadas “novias”. Un oficio de la Guardia Civil solicitó en su día la “destrucción anticipada” del artefacto. Posteriormente la UDYCO de la Policía Nacional pidió autorización para llevar el semisumergible a la academia de Ávila. Y el grupo ECO Galicia de nuevo de la Guardia Civil planteó que se lo adjudicaran y autorizaran su uso provisional “al objeto de su estudio para combatir la delincuencia organizada, la represión del tráfico de drogas y otros delitos graves”. La jueza dio traslado de estas peticiones a la Fiscalía y a la Oficina de Recuperación y Gestión de Activos (ORGA) del Ministerio de Justicia para que informasen sobre el destino adecuado de la embarcación.

El narcosubmarino emprende su última travesía

Y, a propuesta de la ORGA, el narcosubmarino ha acabado en manos de la Policía Nacional. En un auto judicial dictado el pasado 1 de diciembre se ordenó entregar la embarcación para que se exponga en el museo de la academia de Ávila, corriendo dicho cuerpo policial con los gastos de transporte. Ayer, tras el trabajo de las grúas para izar la embarcación y colocarla sobre la gran plataforma del camión en el que iba a viajar, el semisumergible emprendió camino hacia Castilla y León con escolta policial. Este viaje iba a hacerse ya hace varias semanas, pero se retrasó a causa de las malas condiciones meteorológicas y las nevadas causadas por la borrasca Filomena.

Carácter “antieconómico”

El juzgado resolvió sobre el destino del narcosubmarino “teniendo en cuenta las propuestas de los organismos competentes, las características de la embarcación y el carácter antieconómico y peligroso del depósito y conservación del semisumergible”. También se analizó que por su estado “no puede ser objeto de comercialización ni adjudicación en uso provisional a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado” en los términos previstos en la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Y finalmente se valoró que este submarino es el primero dedicado al tráfico de drogas intervenido en Europa, “resultando de una estrecha colaboración nacional e internacional entre los cuerpos involucrados en la investigación”.

El narcosubmarino fue interceptado frente a la costa de O Morrazo a finales de 2019. Iba cargado con cocaína. La jueza de Cangas ha procesado a siete personas en relación con esta causa: al piloto Agustín Álvarez Martínez y a los tripulantes Luis Tomás Benítez Manzaba y Pedro Roberto Delgado Manzaba. También a Iago Serantes Pérez –se le considera la persona que supuestamente dirigía la trama desde Vigo–, a su padre Carlos Enrique Serantes. a Iago Rego Rosende –apoyo logístico– y a Rodrigo Hermida Movilla, la persona que supuestamente tenía la misión de recoger a los tripulantes del sumergible en Punta Couso.

El uso de narcosubmarinos para el transporte de droga desde Latinoamérica hasta Europa era una sospecha que se arrastraba desde hace años y que se confirmó con la captura de esta embarcación.

El narcosubmarino emprende su última travesía

La hélice de la polémica vuelve a estar en su sitio

Un reciente episodio sacó a la luz la rivalidad y tensión existente entre los grupos gallegos especializados en la lucha contra el narcotráfico de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Se trata de la polémica desaparición de la hélice del narcosubmarino. Se habló de robo, pero esto finalmente se negó. El Instituto Armado afirmó que se llevó la hélice –para lo que usó una radial– para un informe pericial del que sin embargo al parecer no había constancia en el juzgado. Lo cierto es que ayer, en el traslado, se pudo ver que este dispositivo ya estaba de nuevo en el semisumergible.

Compartir el artículo

stats