Curiosa reconversión de uno de los puentes más emblemáticos de la ciudad. Se trata de un viaducto que hasta hace escasos años estaba reservado exclusivamente para la circulación de trenes y que, en cuestión de meses, lo podrán tomar peatones y ciclistas gracias al proyecto de reconversión en Vía Verde del antiguo trazado ferroviario.

En la parte más próxima al centro de Vigo, en lo más alto del Puente de San Lorenzo (sobre Isaac Peral), los vigueses podrán citarse con Lorenzo y tumbarse a tomar el sol mientras contemplan las vistas de la ciudad desde la cima del viaducto. Según el proyecto que acaba de licitar el Concello de Vigo por casi 3 millones de euros, a lo largo de todo el recorrido de la Vía Verde habrá jardines, zonas de descanso, áreas biosaludables, carril bici, senda para peatones... y un solárium.

Tal y como consta en el citado documento, sobre el viaducto de Isaac Peral se habilitará un solárium con diversas tumbonas giratorias (rotación que se habrá considerado imprescindible para que los ciudadanos puedan ir persiguiendo al sol y no perderse ni un solo rayo), bancos y otros elementos además de espacios ajardinados. Todo este mobiliario urbano formará un conjunto específico para descansar mientras se activa la melanina a lo largo del viaducto.

¿Cómo será el solárium?

Modelo de una de las tumbonas giratorias que se instalarán en el solárium de San Lorenzo.

Modelo de una de las tumbonas giratorias que se instalarán en el solárium de San Lorenzo.

Según consta en la memoria del proyecto, el solárium estará realizado en acero y madera, compuesta por acero laminado, en planchas de acero y perfiles tubulares, mediante uniones soldadas a tope. Básicamente estarán formados por paneles estructurales compuestos por dos chapas de acero de 3 milímetros de espesor, recortadas con la forma de la sección transversal de los asientos y tumbonas, separados entre sí con perfiles de acero entre ambas chapas para darles rigidez. Sobre estos paneles estructurales apoyará el acabado superficial, consistente en madera de iroko seco.

Uno de los módulos de tumbonas como los que contempla el Concello en el solárium de San Lorenzo.

¿Qué otros atractivos tendrá la Vía Verde?

La Vía Verde de cuatro kilómetros entre Chapela (Redondela) y Vía Norte-Urzáiz por la antigua línea ferroviaria en desuso está ya abierta parcialmente. Después de que en agosto de 2019 se pusiera en servicio el primer tramo, de unos 400 metros, el Concello acaba de licitar la segunda fase de este recorrido peatonal, ciclista y de ocio que tendrá 3,6 kilómetros entre Teis y Urzáiz.

Ciudadanos en el tramo de 400 metros de Vía Verde que se abrió el año pasado. // Ricardo Grobas

  • Ciclistas y peatones

Está diseñada con cinco metros de ancho, tres de ellos para carril bici y dos para acera.

  • Plataforma ferroviaria

La actuación incluye la reforma de todo la plataforma ferroviaria, el acondicionamiento de zonas de descanso y miradores, la instalación de mobiliario, nuevas áreas de ocio con juegos infantiles y dispositivos biosaludables, así como un circuito deportivo para entrenamientos al aire libre, plantaciones de árboles y colocación de bancos, portabicicletas y fuentes.

  • Conservación de elementos ferroviarios

Para mantener el origen ferroviario se respetará la señalización, así como los tramos de los raíles y otros elementos, mientras que para la seguridad de los usuarios habrá iluminación a lo largo del recorrido reconstruyendo la catenaria y con luces cada 20 metros.

Te puede interesar:

  • Pasarela de acceso desde Vía Norte

La Vía Verde también contará con una pasarela desde el cruce de Isaac Peral hasta la calle Vía Norte, una rampa desde el paso elevado de la Avenida de Buenos Aires. Además, para abrir conexiones con las calles adyacentes, se derribarán los muros de hormigón armado en varios puntos.