El personal de Partos y Urgencias Obstétrico-Ginecológicas el Álvaro Cunqueiro ha trasladado a la Dirección del Sergas en Vigo su “malestar” al no haber sido incluidos en los sanitarios “de primera línea” que se incluyeron en la anterior fase de vacunación en el área viguesa.

Al igual que un grupo de facultativos de Ginecología que tampoco ha sido inmunizado, reclaman que se ponga remedio “a la mayor brevedad posible” Las matronas recuerdan que atienden urgencias obstétricas y ginecológicas que llegan sin cribar, mientras el personal de Urgencias de adultos sí ha sido inmunizado. Realizan la prueba PCR a toda las mujeres que ingresan en el servicio. Se desplazan a la planta COVID cuando hay que realizar un test basal a una gestante. Dentro del paritorio, atienden partos, a veces, antes de que llegue el resultado de la PCR.

“No en pocas ocasiones dicho resultado ha sido positivo en mitad del proceso sin que el personal haya estado provisto del EPI correspondiente”, cuenta. Asisten en partos de mujeres contagiadas en una sala especial para ello. Es difícil el uso continuado de la mascarilla en las mujeres de parto porque hiperventilan. Defienden que los pujos generan aerosoles. Los ginecólogos añaden la atención de cirugías emergentes que no pueden esperar el resultado de una PCR. Y las puérperas positivas están en planta de Ginecología. Destacan el “agravio comparativo” con otros servicios de Obstetricia gallegos que sí han sido vacunados e, incluso, con otros profesionales del propio servicio vigués con los que también se aprovecharon dosis extra.