Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El laboratorio vigués de ‘pooling’ frenó 214 principios de brote en residencias gallegas

Laboratorio de Microbiología 
del Chuvi. |   // FDV

Laboratorio de Microbiología del Chuvi. | // FDV Carlos Ponce

Para combatir la expansión del virus, los esfuerzos de los laboratorios de Microbiología del Área Sanitaria de Vigo han seguido dos líneas. A través del Chuvi, buscan infectados, ya sea analizando las sospechas por síntomas o por contacto con positivos o realizando cribados aleatorios entre la población. A través de la Fundación Biomédica Galicia Sur, vigilan que sectores estratégicos o vulnerables permanezcan libres de virus. Este control lo realizan mediante el sistema de análisis de muestras agrupadas o pooling. Gracias a él, han conseguido frenar 214 inicios de brote en residencias sociosanitarias de toda Galicia desde el mes de agosto. En empresas del área detectó 52 contagiados asintomáticos.

La Xunta empleó al laboratorio vigués de pooling, ubicado en el Álvaro Cunqueiro, para tratar de evitar que el nuevo coronavirus, el SARS-CoV-2, se propagara en los geriátricos de toda la comunidad en la segunda y tercera ola. Mientras la incidencia no fue muy alta, realizó barridos en las plantillas de todos los centros –unas 15.000 personas– cada dos semanas. Ahora ya es cada semana.

El sistema se ha depurado hasta hacerlo muy cómodo. Se hace con muestras de saliva, que permite la autotoma. Se reparten entre los trabajadores unos kits para que ellos mismos recojan su muestra en casa al levantarse y la registren con unos códigos a través de una aplicación con unos sencillos pasos. Emplean el pooling solo con trabajadores, porque no todos los residentes tienen capacidad para producir la saliva necesaria. A ellos le hacen pruebas PCR por el sistema habitual.

Las plantillas son la principal vía de entrada del virus en las residencias. Con este cribado frecuente se trata de confirmar que los trabajadores no se han infectado y, si se contagiaran, detectarlos en el inicio de la infección. Al localizar a estos 214 asintomáticos precozmente, se atajaron brotes en su inicio. Cuando se detectan estos positivos, el caso pasa al Chuvi para que se haga un barrido ya por la vía clínica a todo el centro.

El laboratorio pooling también trabaja con empresas de sectores estratégicos del área viguesa como el puerto, el naval, la automoción o el textil, que han querido adherirse a este control –son 18 euros sin IVA por prueba, para sufragar solo los costes de realización–. EL objetivo es evitar que tengan que parar su actividad por un brote. Desde agosto se han detectado 52 casos asintomáticos en los cribados a las 77 entidades inscritas.

Entre las variadas labores de Microbiología del Chuvi también está la secuenciación genética del virus. Puede secuenciar 36 muestras a la semana. El pasado 5 de enero, tal y como adelantó FARO, detectaron la presencia de la cepa sudafricana en un varón que había viajado al país que le da nombre. El Ministerio de Sanidad confirmó ayer que es el primer caso localizado en España de esta variante, llamada 501Y.V2, del linaje B.1.351.

El Sergas informa de que se trata de un hombre de 30 años del área viguesa y trabajador de la industria naval, que viajó a Sudáfrica por motivos laborales y, a su regreso, presentó síntomas. Gracias a la investigación de los casos que realiza por Medicina Preventiva se decidió realizar la secuenciación masiva de la muestra de esta persona en el laboratorio de Microbiología del Meixoeiro. Esta técnica de elevada especialización, fue aplicada por la doctora Sonia Pérez y su equipo de técnicos de laboratorio, con sofisticadas herramientas bioinformáticas.

Esta variante, como la británica, está asociada a mayor transmisión, pero no se ha demostrado que provoque casos más graves. El jefe de Microbiología, el doctor Benito Regueiro, había avanzado a FARO que la detección fue precoz y los posibles contagios están muy localizados entre personas de su entorno.

Baja la presión en planta

La jornada de ayer dejó una buena noticia a nivel asistencial en relación a la pandemia. El número de infectados ingresados en la red de hospitales vigueses bajó en cinco. Esta bajada se percibió en las plantas del Álvaro Cunqueiro –que baja en dos hasta 129– y de Povisa –con cinco menos, hasta 24–. En cambio, en Vithas Fátima sube en uno, hasta 19. En críticos se mantienen por tercer día consecutivo 23 pacientes COVID.

La incidencia a dos semanas en el área viguesa repuntó ayer ligeramente, tras una jornada de estancamiento, y está en 613 nuevos casos por cada cien mil habitantes. Pero la acumulada a siete días lleva ya tres días bajando. La primer curva muestra lo que parece la llegada a una meseta y, la segunda, un tímido descenso. Los 255 nuevos diagnósticos notificados ayer por Sanidade fueron compensados por las altas y la cifra de pacientes en fase activa de la infección solo aumentó en uno.

En el área cerró un segundo centro educativo: la escuela infantil de Cáritas en Tui, que se suma a la municipal de A Cañiza, según el listado remitido por la Xunta. Hay un total de 59 aulas cerradas y 650 positivos entre alumnos y profesores en el área. En Escuelas Nieto ayer cerraron sus tres cursos de Infantil por un caso.

Compartir el artículo

stats