Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se confirma: el aire de Vigo es mejor que hace un año

El tráfico es la principal fuente de emisión de NO2. |   // R. GROBAS

El tráfico es la principal fuente de emisión de NO2. | // R. GROBAS

Hace unos días, un estudio liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), en colaboración con investigadores del Swiss Tropical and Public Health Institute (Swiss TPH) y de la Universidad de Utrecht, analizaba los índices de contaminación –especialmente del tráfico– en más de mil ciudades europeas. Vigo se situaba muy por debajo de la media, con un nivel de emisiones en la mitad de los máximos recomendados por la normativa europea. Un segundo informe, firmado por el Observatorio de la Sostenibilidad (OS, que agrupa desde 2014 a numerosos científicos), refrenda ahora aquella visión.

El estudio, denominado “Ciudades más contaminadas de España” que analiza los efectos del COVID desde 2019 hasta ahora, sitúa a Vigo como la cuarta ciudad de España que más ha mejorado en las emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2). El confinamiento, la reducción del tráfico y las restricciones de movilidad han tenido el efecto positivo de menguar al máximo la contaminación, con una caída del 41% en lo que se refiere a ese gas nocivo.

El listado elaborado por OS está encabezado por A Coruña (55% de reducción), por delante de Gandía (-54%), Ciudad Real (-44%), Vigo (-41%), Palma de Mallorca (-40%), Manresa (-37%), Huelva (-36%), Gerona (-34%), Coslada (-33%), Cartagena (-33%) y Santander (-32%). Pontevedra figura en el puesto 33, con una caída del 28%, el mismo porcentaje que Santiago de Compostela. El informe analiza la evolución del dióxido de nitrógeno en 80 ciudades españolas que suponen unos 19 millones de habitantes; es decir, alrededor de un 40% de la población del país durante 2020.

El informe, comparando los datos de este contaminante entre 2019 y 2020, concluye que la tragedia del COVID ha propiciado durante estos meses “una oportunidad histórica para poder estudiar en detalle el impacto que han tenido las medidas de confinamiento en la contaminación de nuestras ciudades en una escala histórica desconocida a nivel mundial”.

“El confinamiento y la consiguiente reducción del uso del automóvil en las ciudades ha demostrado la gran plasticidad de las áreas urbanas de mayor tamaño, donde se ha comprobado que las grandes caídas de tráfico y las emisiones correspondientes han determinado reducciones de emisiones han producido las mayores reducciones porcentuales, de concentración de NO2”, señalan.

El total de la reducción durante todo el año fue entre un 26 y un 28% en todas las ciudades españolas como media. Vigo supera con creces esa media. De hecho, no figura, ni de lejos, en la lista de ciudades más contaminadas de España, una relación que encabeza Coslada, con cerca de 40 microgramos por metro cúbico (el límite máximo permitido).

A continuación figuran Granada, Mollet del Vallés, Leganés, Madrid, Murcia, Tarrasa, Granollers, Getafe y Barcelona. Bilbao aparece en el puesto 15 con una media de casi 27, muy por encima de los 21 de Vigo.

Respecto al contaminante NO2, el Observatorio de Sostenibilidad defiende la necesidad de disminuir el tráfico, establecer desde zonas peatonales, uso de bicicleta, motos y coches eléctricos, transporte público no contaminante, más baratos y de mayor frecuencia, flotas de bajas emisiones, medidas desincentivadoras del coche privado, etc.

La primera conclusión que sacan es elevado nivel de contaminación todavía existente en las ciudades españoles pese a los confinamientos, mientras se acumulan las evidencias de los efectos en la salud de esa mala calidad del aire.

Compartir el artículo

stats