Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El área concentra en el último mes un 30% de los diagnósticos de COVID de toda la pandemia

Los laboratorios detectaron 5.103 casos desde Nochebuena | Nueve de cada diez brotes de las dos últimas semanas son en el ámbito familiar | Sube la presión hospitalaria con 175 ingresados, uno de cada 20 activos

14

Una mañana de colapso en el 'autocovid' del Meixoeiro Alba Villar

Más de una de cada 33 personas del área sanitaria viguesa han sido diagnosticadas con la infección COVID-19 en los más de diez meses de pandemia del nuevo coronavirus. Y de esas 17.098 personas, un 30% se infectó en el último mes. Son 5.103 diagnósticos desde Nochebuena. Lo que da una idea clara de la velocidad con la que arrasa la expansión del virus en esta tercera ola.

Cada día se baten nuevos récords. Como los 3.542 pacientes activos que había el domingo a las 18 horas –los últimos datos publicados por la Consellería de Sanidade– o la incidencia de 606 nuevos casos por cada cien mil habitantes en las dos últimas semanas –aunque aún por debajo de la media gallega, en 630, y lejos de la española, en 809–. También sube la presión en la red de hospitales viguesa. En concreto, en planta, con 15 ingresados más, hasta los 154. Descienden ligeramente en UCI. Son dos menos, hasta los 21 infectados críticos. En total, requieren atención especializada uno de cada veinte pacientes activos –el 4,94%–.

El Chuvi es el que soporta la mayor parte de la demanda con 115 en camas convencionales y 14 en críticos. Un nivel que ha obligado a reducir las cirugías solo a las urgentes, las de prioridad 1 –como las oncológicas–, las infantiles y las ambulatorias –que se harán en el Meixoeiro–.

En los últimos tres días, sin embargo, ha brillado algún destello de esperanza. Así lo apunta el jefe de Medicina Interna del Chuvi, el doctor Manuel Crespo, aunque advierte que hay que esperar a ver si es efecto del fin de semana. “Parece que afloja un poco el ritmo de crecimiento de nuevos casos. Estos días teníamos 20 nuevos ingresos cada día y ayer [por el domingo] solo tuvimos 11. Había un poco de freno en los últimos tres días en las incidencias acumuladas. Daba la impresión de que estaba bajando un poco”, señala. Hay un índice, la razón de tasas –fruto de dividir la actual incidencia acumulada a 14 días entre la de hace una semana–, que mide la velocidad a la que se expande –por encima de 1– o contrae la infección en la población –por debajo de 1–. Del viernes 15 al viernes 22, crecía a una velocidad media de 1,63. El pasado viernes bajó a 1,54 y el domingo estaba a 1,46. El doctor Crespo, que dispone de datos más actualizados, señala que ya está en 1,2. “Se va acercando al 1”, destaca. La cuestión ahora es: ¿Continuará esta senda o es solo algo puntual?

Los encuentros familiares están en el origen de la inmensa mayoría de los 154 brotes que se han registrado en el área viguesa en las dos últimas semanas.

En concreto, son 138 y representan el 89,6%. Muchos de ellos proceden de los encuentros con motivo de las fiestas navideñas. De ahí la insistencia de la Administración de limitar la interacción social más allá de las actividades esenciales y apelar a la responsabilidad individual para no reunirse con no convivientes.

VOTA | ¿Qué te parecen las últimas restricciones en Galicia para frenar la tercera ola?

  • 528
  • 653
  • 2013

En entornos laborales se detectaron ocho brotes desde el 11 de enero –el 5,2%–. Entre ellos, los de más de una veintena de tripulantes de buques de pesca. Nueve de ellos, de entre 25 y 40 años, están ingresados en el Hospital Vithas Fátima. Son marineros de tres barcos, en su mayoría, de procedencia peruana, que permanecían confinados en un mismo hotel, por lo que el brote está controlado. Los tres últimos requirieron especialización el domingo. Son tres varones de solo 27, 36 y 39 años.

Otros seis brotes se han producido en entornos sanitarios o sociosanitarios. El declarado en la planta de Geriatría del Hospital Meixoeiro suma ya 47 personas infectadas.

En las residencias, suben los contagios en la de Las Angélicas, en Vigo, con trece afectados. En la Casa para personas con discapacidad de Nuestra Señora Fátima y Cristo Rey, en Crecente, el brote ha crecido con 12 usuarios más –hasta los 41– y cuatro trabajadores –diez en total–. En el centro de día Anxo, de A Cañiza, también hay cinco casos.

Precisamente, estos dos últimos municipios son los que presentan una incidencia mayor en el área sanitaria, que supera los dos mil nuevos casos por cada cien mil habitantes. Al tener poblaciones pequeñas, estos focos tienen mucha influencia. Crecente alcanza una incidencia de 2.485 nuevos diagnósticos de coronavirus por cada cien mil habitantes en dos semanas con 50 casos. En A Cañiza hay más. Son 124 positivos en dos semanas, que elevan la incidencia a 2.394.

En el ámbito educativo, solo se registraron dos brotes en las dos últimas semanas. Uno de ellos es el registrado en el Instituto de Educación Secundaria (IES) Mendiño, de Redondela, que se ha expandido a las familias y acumula 20 afectados.

En los grandes municipios, los de más de diez mil habitantes, las situaciones más preocupantes siguen siendo la de Ponteareas, con 1.145 nuevos diagnósticos de infección por SARS-Cov-2 por cien mil habitantes en las dos últimas semanas, y la de Tomiño, con 1.133. La situación epidemiológica de la ciudad, dentro del nivel de riesgo extremo, es de las mejores del área. Con una incidencia de 454, solo está mejor Cangas –283– y Nigrán –317–. El alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha hecho un nuevo llamamiento a la ciudadanía a esforzarse “todavía más” en el cumplimiento de la normativa sanitaria.

El Sergas notificó ayer tres nuevas muertes en los últimos días: dos mujeres de 74 y 58 años y un hombre de 89, todos en el Chuvi.

En el dispositivo del Meixoeiro, además de las personas con síntomas o contacto de positivos derivadas de los centros de salud, ayer estaban citados residentes de A Cañiza y O Rosal. Son dos de los cribados masivos para destapar asintomáticos en los que el Sergas se está volcando como una de las principales herramientas para hacer frente a esta tercera ola.

Colas kilométricas en el Meixoeiro por los test masivos

Los laboratorios del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, desde la semana pasada, han aumentado su capacidad para procesar pruebas PCR y mejorar así la capacidad de detección de nuevos casos. Se ha subido a más de tres mil test diarios. Pero para poder hacer más test, es necesario tomar más pruebas. Y los efectos de esto se percibieron ayer nuevamente en atascos en el entorno del Hospital Meixoeiro, en donde se ubica uno de los dos COVID Auto del área sanitaria viguesa. Así, en la mañana de ayer, las retenciones en la circulación se prolongaban a lo largo de varios kilómetros de la autovía A-55. Los principales afectados fueron los conductores que circulaban por el carril derecho de la autovía y que se dirigían hacia la salida del hospital y también del centro comercial ubicado en esta zona.

Si se confirma que el crecimiento de la curva empieza a ralentizarse, quizá se deba al efecto de las medidas adoptadas en las últimas semanas. Ayer aún se endurecieron más para todo el territorio gallego. Entre otras cuestiones, desde mañana miércoles se limitan las reuniones solo a convivientes; se cierra la hostelería –salvo el servicio de recogida o a domicilio–, así como el comercio no esencial a partir de las 18 horas; los centros comerciales permanecerán clausurados los fines de semana; y la movilidad queda reducida dentro de los límites de cada uno de los 313 municipios gallegos, salvo causa justificada.

Compartir el artículo

stats