El Crecimiento Azul, con el proyecto “Peiraos do Solpor”, como bandera; el desarrollo medioambiental; la digitalización, mediante la puesta en marcha de una ventanilla única aduanera; o la intermodalidad, a través de la conexión ferroviaria a Bouzas y la futura salida Sur del AVE desde Vigo hacia Oporto. Son algunos de los ejes básicos en los que el Puerto de Vigo quiere sustentar sus propuestas de financiación con los fondos europeos Next Generation de recuperación económica.

Así lo analizaron ayer el presidente de la Autoridad Portuaria, Jesús Vázquez Almuiña, y el conselleiro de Economía, Francisco Conde, dentro de la ronda de contactos que éste mantiene con agentes económicos y sociales para identificar conjuntamente proyectos susceptibles de financiación europea. Ambas entidades apuestan por la “colaboración para que las iniciativas portuarias tengan éxito”, según explicó el timonel de Praza da Estrela. Al margen de planes ambientales ya en marcha, y con pleno respaldo europeo, como es “Peiraos do Solpor”, Almuiña puso ayer en énfasis en la instauración de una ventanilla única aduanera que abarataría costes y agilizaría gestiones.

Almuiña considera “esencial” poner en marcha esta vieja aspiración, máxime en estos tiempos de pandemia en los que prima el teletrabajo, e indicó que la ventanilla única no es tanto “un tema económico”, aunque no está evaluado su coste, “sino de coordinación” entre diferentes ministerios con competencias en los puertos del estado: Sanidad y Hacienda, fundamentalmente.

Francisco Conde sostiene, por su parte que el Puerto de Vigo puede concurrir a los fondos Next Generation desde una doble perspectiva, la transformación digital y las energías renovables, para dar respuesta a las necesidades de sectores estratégicos como la automoción, el naval, la piedra natural o el de cruceros.

El vicepresidente económico hizo hincapié en que el puerto olívico tiene ante sí el reto de mejorar su capacidad logística y su intermodalidad, y en este sentido insta al Gobierno central a dar prioridad al Corredor Atlántico, a la salida Sur ferroviaria de Vigo y a la conexión por tren de la terminal de Bouzas. En este sentido, apuntó que la plataforma logística Salvaterra-As Neves (Plisan) puede resultar “fundamental” en esta estrategia.

Las dos administraciones han quedado en mantener reuniones con regularidad en las próximas semanas para avanzar en la definición de los criterios que regirán en la presentación de propuestas susceptibles de financiación con fondos Next Generation, un plazo que ambos fijaron hasta marzo próximo.

Conde explicó que esta línea de trabajo entre ambas instituciones pretende identificar aquellos nuevos proyectos que puedan optar a fondos europeos de reactivación económica, o bien aquellos que ya están en marcha y que puedan ser “agilizados”. El conselleiro destacó que el Puerto lleva tiempo trabajando en varios ejes que son objeto de atención por parte de la UE y que están dentro de la estrategia de reconstrucción, como la digitalización (dentro de la que se enmarca la demanda de la implantación de la ventanilla única aduanera), o el crecimiento sostenible.

Insiste además que entre los grandes retos de futuro que Puerto y Xunta se marcan para “avanzar en la transformación” de la economía, está la mejora de la capacidad logística. “Estamos convencidos de que los fondos de la UE van a contribuir a que el Puerto siga teniendo valor económico, social y medioambiental”, recalcó, para añadir que Vigo ya es una terminal “referente” en Europa en lo que respecta al ‘crecimiento azul’.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Portuaria, Jesús Vázquez Almuiña, recordó que, aunque los datos del Puerto en 2020 han sido buenos pese a la pandemia, hay que pensar “en el futuro” y tomar la iniciativa para que la terminal sea “un elemento de reactivación económica”. Al respecto, apuesta por impulsar “proyectos innovadores” que puedan contar con el respaldo de fondos comunitarios.