Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cunqueiro recomienda a los pacientes oncológicos que no reciban visitas para evitar riesgo

Extrema la seguridad ante el aumento de la presión por COVID | También aconseja a los enfermos que no salgan a los pasillos

Un profesional atiende a un paciente con COVID en el Cunqueiro.

Un profesional atiende a un paciente con COVID en el Cunqueiro.

Desde el inicio de la pandemia, los hospitales han diferenciado de forma extrema las plantas y zonas para pacientes COVID de las del resto de enfermos. En Urgencias o en la UCI, por ejemplo, jamás se mezclan a unos con otros para evitar contagios. No obstante, lo cierto es que el virus circula y es muy difícil evitarlo por muchas medidas que se tomen. En los hospitales, por ejemplo, van familiares a ver a los enfermos y no se puede saber con seguridad cómo se comportó esa persona los días antes de la visita (si tomó las medidas de prevención necesarias, si estuvo en contacto con algún positivo y no lo notificó…). Por eso el Sergas apuesta por extremar las precauciones en los centros sanitarios de Vigo. Una de ellas es que recomienda a los pacientes oncológicos, es decir, aquellos que padecen cáncer, que no reciban la visita de ningún familiar. El motivo es obvio: se trata de enfermos de un elevadísimo riesgo al que un posible contagio podría ser fatal.

Al resto de pacientes ingresados en el hospital (los que no están contagiados por COVID ni tienen sospecha de padecerlo) se les aconseja por lo general que no salgan a pasear por los pasillos, es decir, que intenten no salir de sus habitaciones. Además, solo pueden recibir una visita y siempre debe ser el mismo familiar. Es decir, los enfermos deben tener a una única persona que sea la que los visite regularmente (padre, madre, hermano, mujer, marido, hijo...) para evitar así al máximo los contactos con el exterior. El objetivo de todo ello es el mismo que lleva siendo desde el inicio de la pandemia. Blindar el Álvaro Cunqueiro, el hospital público que centra la atención del COVID en Vigo.

De momento, apuntan fuentes del hospital, el Cunqueiro no está viviendo una situación de colapso, al menos a día de hoy. Pero el objetivo de todas esas medidas precisamente es evitar esa saturación y una transmisión descontrolada entre los pacientes y los profesionales sanitarios. El último brote se vivió en el servicio de Traumatología, con cuatro médicos contagiados y obligando a suspender alguna cirugía, pero ya está controlado.

Pero la presión hospitalaria continúa al alza y médicos, personal de enfermería, TCAEs, celadores y todos los trabajadores que están en primera línea de la lucha contra el COVID están agotados. Ayer, sin ir más lejos, la Consellería de Sanidade informaba de catorce nuevos ingresos de pacientes con coronavirus para un total de 23 en UCI (16 en el Álvaro Cunqueiro, seis en Povisa y uno en Vithas Fátima) y 139 en planta (103 en el Cunqueiro, 24 en Povisa y 12 en Vithas Fátima). El Cunqueiro, por tanto, tiene a a n total de 119 pacientes con COVID. De momento su capacidad no está en absoluto en riesgo, pues cuenta con un total de 174 camas para enfermos COVID o con sospecha de padecerlo. Pero lo cierto es que se prevé que esta semana aumenten todavía más los ingresos de personas contagiadas, por lo que el área sanitaria de Vigo ha decidido realizar solo las intervenciones quirúrgicas urgentes, prioritarias, infantiles , oncológicas y ambulatorias para tener todavía más camas disponibles ante esas previsiones.

Y es que lo cierto es que los contagios no dejan de crecer y los expertos apuntan a que todavía faltan semanas para llegar al pico de esta tercera ola, que además está dejando fallecidos a diario en los hospitales de la ciudad. Además, en solo 24 horas hay otras 111 personas en el área sanitaria que tienen coronavirus para un total ya de 3.460. Desgraciadamente vuelve a ser la cifra récord desde el inicio de la pandemia, cada día se marca un máximo histórico. La única buena noticia es que la tasa de positividad se reduce ligeramente. De las casi 3.000 PCR realizadas entre el viernes a las 18.00 y el sábado a esa misma hora, n 9,1% han sido positivas, un porcentaje algo menor que el día anterior pero todavía ía muy superior al máximo que recomienda la OMS (10%).

En cuanto a la situación por municipios, Salvaterra se une a Tomiño y Ponteareas como los que tienen una incidencia acumulada de nuevos casos por cien mil habitantes los últimos catorce días superior alos mil, y por tanto la Xunta podría decretar en el comité clínico que hoy se celebra las nuevas máximas restricciones en estas tres localidades, cerrando toda la actividad no esencial y que también incluiría la clausura total de los locales hosteleros. Salceda se encuentra también a un paso de este riesgo extremo, al tener una incidencia acumulada superior a ochocientos.

Compartir el artículo

stats