Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo, cada vez más singular en el mapa de capitales de España: amplía la brecha con Pontevedra

Gente paseando por la calle Príncipe de Vigo

Gente paseando por la calle Príncipe de Vigo

Vigo destaca en el mapa español por varias razones. Por su puerto pesquero, por ejemplo. Por las Islas Cíes. También por su gastronomía y citas con eco internacional, como Conxemar, O Marisquiño o, cada vez más, la Navidad. En el escenario estatal hay sin embargo otra peculiaridad, menos vistosa pero igual de pronunciada, de la que Vigo ofrece un ejemplo casi único: su gran diferencia de población con respecto a la ciudad que ejerce como capital de provincia.

En toda España solo hay tres casos en los que, dentro de una misma provincia, haya un municipio con más vecinos censados que su capital. Ocurre en Asturias, donde Gijón supera en habitantes a Oviedo. Otro ejemplo es Cádiz, que se ve superada tanto por Algeciras como Jerez de la Frontera. Y sucede también, y de forma mucho más contundente, en la provincia de Pontevedra, donde Vigo tiene más del triple de vecinos que la urbe del Lérez, la que ejerce como cabeza administrativa de todo el territorio.

El último censo del INE muestra que la ciudad supera en 213.400 habitantes a la urbe del Lérez, un millar más que el año anterior

El último padrón oficial publicado por el INE muestra que, lejos de reducirse, esa brecha de población se amplía desde hace años. Para ser más precisos, la ventaja demográfica de Vigo sobre Pontevedra ha aumentado en 1.100 personas durante el último año con datos contrastados por el INE. Si en 2019 la diferencia rondaba los 212.300 vecinos, en el último censo del instituto se había elevado ya a 213.400.

La brecha, de hecho, no ha parado de crecer desde 2016, cuando era de 210.300 habitantes. Aunque desde entonces tanto Vigo como Pontevedra han ganado población la primera lo ha hecho a mayor velocidad (1,3%) que la segunda (0,86%), lo que explica que la diferencia se haya ensanchado.

Algo similar ocurrió entre 2019 y 2020 en Cádiz. La capital gaditana suma 115.400 vecinos frente a los 123.100 de Algeciras y 213.100 de Jerez de la Frontera. En ambos casos la diferencia creció entre los últimos censos del INE –sobre todo en Algeciras–, pero en niveles bastante alejados de los de Vigo. Al menos en términos netos. La brecha de población entre Jerez y Cádiz es de 97.700 personas, ni la mitad de la que Vigo mantiene con Pontevedra. En el tercer ejemplo que se registra en España, el de Asturias, la tendencia entre 2019 y 2020 fue la contraria. Oviedo se acercó en empadronados a Gijón, que sigue teniendo, en cualquier caso, 51.800 vecinos más que su capital.

Adelanta en censo a 37 capitales de provincia y acorta distancias con Valladolid

Solo Vigo, de hecho, aglutina el 31% de la población de la provincia, en la que el INE tiene censados a unos 945.400 habitantes. Sumados los 14 municipios que conforman el Área Metropolitana se rondan los 482.800, más de la mitad. El padrón olívico sitúa a la ciudad de hecho por delante de 37 capitales de provincia de las 50 que se reparten por España, como Vitoria, Almería, A Coruña, Granada, Pamplona o Santa Cruz, todas situadas en la órbita de los 200.000 vecinos.

Hugo Barreiro

Vigo tiene muy cerca también a Valladolid, que en el censo de 2020 ha repuntado ligeramente hasta rozar los 299.300 empadronados. Aunque Vigo sigue ligeramente por debajo de su censo también ha acortado distancias con él. Si en 2019 la capital pucelana acogía a 3.000 vecinos más que Vigo ahora esa ventaja no llega a los 2.600. De superar a Valladolid en población Vigo daría un pequeño salto en el ranking estatal de los municipios más poblados y se convertiría en la decimotercera localidad española en volumen de habitantes.

Más allá del valor simbólico de los números, la población pesa en los servicios de una ciudad. Y mucho, además. Vigo lleva años detrás de la marca de los 300.000 vecinos, lo que le tendría en su día a día consecuencias prácticas entre las que el efecto psicológico es el menos importante. Si consiguiese ganar población y superar esa marca, Vigo vería cómo aumenta la transferencia de fondos del Estado y su corporación daría un pequeño “estirón”, con dos nuevas mesas en el salón de pleno: de los 27 ediles actuales pasaría a 29. Consciente de esas ventajas, en 2007 el Concello lanzó una campaña para rebasar los 300.000 empadronados, objetivo que incluso llegó a incorporarse en el programa electoral del PP en 2015. La categoría de capital de provincia va también mucho más allá de un simple valor simbólico.

Su peso demográfico y económico convierte a Vigo en la práctica en cabecera de una comarca en torno a la que en diciembre de 2016 se constituyó un Área Metropolitana conformada por 14 municipios. El organismo entraba sin embargo poco después en un dique seco del que aún no ha logrado salir. Hace solo unos meses, en septiembre, una sentencia del juzgado de lo Contencioso-administrativo nº 1 argumentaba, de hecho, que la institución supramunicipal solo podrá hacerse efectiva tras la integración del autobús urbano en el Plan de Transporte Metropolitano.

Aunque el INE sitúa el censo de Vigo a las puertas de los 297.000 vecinos, el padrón local elaborado por el Concello eleva el número de residentes registrados en la ciudad a casi 300.000. En concreto anota 299.746 habitantes, un 0,57% más que en 2019. El dato supera con creces al de la capital de la comunidad, Santiago, que en 2020 rozaba, según el INE, las 97.900 personas.

Compartir el artículo

stats