Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A clase con salvoconducto en la mochila

Alumnos en la entrada principal del IES Santa Irene en una imagen de archivo

Alumnos en la entrada principal del IES Santa Irene en una imagen de archivo Marta G. Brea

Centros educativos expiden certificados de desplazamiento para centenares de estudiantes que terminan sus clases poco antes del toque de queda o más allá de las diez de la noche

Apuntes, libros, bocata... y certificado por si la Policía te para al volver a casa. Estudiantes de Bachillerato nocturno, ciclos de FP y la Escuela de Idiomas acuden cada día a sus clases con una acreditación oficial para poder justificar su presencia en la calle tras el toque de queda de las 22 horas que entró en vigor el pasado día 15.

Desde la Consellería de Educación aseguran que las nuevas restricciones horarias impuestas en Galicia para hacer frente al COVID no han ocasionado modificaciones en los horarios de los centros vigueses. Sí les han remitido modelos de certificación individual para “alumnos y profesores que deban desplazarse desde los centros educativos fuera del horario límite”.

En el IES Santa Irene, el toque de queda afecta al centenar de alumnos de 2º de Bachillerato que tienen clase en horario de tarde –una medida que tomó el centro para cumplir el protocolo COVID– y a otros 75 matriculados en el Bachillerato de adultos.

"Antes de este toque de queda ya facilitábamos certificados para los estudiantes y profesores que no residen en Vigo”

decoration

“Hay tres días que salen a las 9.30 horas y otros dos a las 10.20 horas y a los alumnos les recordamos que lo lleven siempre encima porque les autoriza a desplazarse. Antes de este toque de queda ya facilitábamos certificados para los estudiantes y profesores que no residen en Vigo”, explica la directora del centro, Patricia Mena.

A pesar del frío y de la intranquilidad por el aumento de casos, las clases arrancaron con normalidad tras las vacaciones navideñas. “Los estudiantes más jóvenes tienen 11-12 años y el comportamiento en general de todos es muy bueno. Lo que más les cuesta es la distancia”, destaca Mena.

En el IES Politécnico también han emitido certificados para los alumnos y docentes de Educación Secundaria para Adultos (ESA), Bachillerato y de los ciclos de Formación Profesional en los que el timbre no suena hasta las 22.10 horas.

El certificado remitido a los centros.

El certificado remitido a los centros.

“Os xustificantes están personalizados co nome e DNI de cada alumno. Dende a semana pasada xa firmei máis de 50, pero todos os días chega algún dun estudante que o perdeu ou se despistou. Tamén facemos desde antes do toque do queda os certificados para os que veñen de fóra de Vigo. Nos ciclos de FP temos moitos matriculados do Baixo Miño, O Morrazo, Pontevedra ou O Salnés. O volumen de papeleo ó cabo do día e grande”, bromea Euloxio Santos, director del centro, sobre la burocracia originada por la pandemia.

"No centro estamos apostando pola máxima presencialidade nas clases e nos exames"

decoration

Más allá de la necesidad de contar con un justificante, el toque de queda no ha afectado a los alumnos con horario nocturno, que siguen acudiendo con normalidad a sus clases. “Os únicos que deixan de asistir son os que teñen que facer cuarentena. No centro estamos apostando pola máxima presencialidade nas clases e nos exames. Os alumnos que non poden facelos por causa de estar confinados na casa poden acordar co seu profesor unha nova data”, comenta.

El IES Castelao cuenta con más de un centenar de alumnos matriculados en el Bachillerato nocturno y en la ESA. Los lunes, martes y miércoles acaban sus clases a las 10.30 horas y los viernes, a las 9.30. “Todos os estudantes e os profesores teñen os seus certificados. Seguen acudindo a clase con normalidade e, polo que sabemos, non se ten producido ningún problema ata agora”, destaca su director, Marco Veiga.

A igual que el resto de centros mencionados también imparten clase a alumnos procedentes de Redondela, Mos y otros municipios próximos a Vigo que necesitan acreditaciones para poder desplazarse entre zonas perimetradas.

Por su parte, los últimos grupos de la Escuela Oficial de Idiomas finalizan cada día sus clases a las 21.30 horas, por lo que a muchos alumnos nos les da tiempo de llegar a casa y necesitan certificados.

"El inspector nos comunicó a todas las escuelas que era suficiente con presentar el resguardo de la matrícula"

decoration

“Desde que se decretó el cierre perimetral en octubre, el inspector nos comunicó a todas las escuelas que era suficiente con presentar el resguardo de la matrícula, donde ya figura el horario de clase. Y si algún alumno no lo tiene le hacemos un certificado”, informa su directora, Laura Torrado.

La matrícula roza los 4.500 alumnos entre la sede central y las secciones de Coia, Ponteareas, Tui, Cangas, Nigrán y Redondela. “En Martínez Garrido se imparten de forma exclusiva los idiomas de chino y japonés, por lo que vienen alumnos de otros municipios. Y las aulas están llenas desde las 9 de la mañana, así que no sería viable hacer cambios en el horario porque no disponemos de espacio físico”, añade.

Compartir el artículo

stats