La medusa carabela portuguesa ha llegado a las costas de Vigo, concretamente a la playa de Saiáns. A pesar de su belleza visual, con un característico color azulado, su picadura puede llegar a ser fatal, causando fiebre, vómitos, dolor de cabeza y, en casos extremos, puede llegar a ser letal para ciertas personas de riesgo. Sus tentáculos, en los cuales almacena el veneno, pueden llegar a medir entre 20 y 30 metros, y a pesar de estar varada en la playa, puede llegar a ser muy peligrosa.

¿Qué es la peligrosa carabela portuguesa? MARTA CLAVERO

Este desembarco del invertebrado se produce después de tocar tierra anteriormente en las Rías Altas, y estos son los primeros ejemplares que llegan a Vigo tras las borrascas sufridas los últimos días. Esto se produce por el viento del sur-suroeste, que ha desplazado este tipo de medusa desde Canarias o las Islas Azores hasta las costas de Galicia. Según Manuel E. Garcia, biólogo y trabajador del CSIC de Bouzas, se ha mostrado preocupado por su aterrizaje en las playas gallegas, con una especie que "de ser verano, esta carabela portuguesa cierra playas". Aun así, reconoce que este ejemplar "es recurrente, sobre todo en otoño, pero no por ser recurrente deja de ser peligroso", asegurando que su picadura "es de un dolor intenso, muy fuerte y molesto", alertando sobre todo a los surferos que, con el temporal, quieran disfrutar de grandes olas en la playa de Saiáns.