Reabre cerca de las 18:00 el túnel de Beiramar tras cerca de cuatro horas cerrado. Una avería dejó sin luz, señalización electrónica, ventilación y sin cámaras de seguridad, entre otros dispositivos, a la céntrica infraestructura. El incidente generó un caos de tráfico en todo el centro de la ciudad y obligó a movilizar hasta ocho patrullas policiales para tratar de regular la circulación. Puntos tan distantes de la zona como la avenida Arquitecto Palacios sufrieron también embotellamientos. Tras la apertura del túnel la circulación se descongestionó con rapidez.

El imprevisto llevó a la Policía Local a cerrar los accesos al mismo por motivos de seguridad, lo que derivó en un monumental atasco. Se suma a largo listado de incidencias por la borrasca Hortense que azotó Vigo durante la pasada madrugada, aunque no está claro que la avería fuese causada por el temporal.

El cierre del túnel, unido a las obras en Lepanto, generó problemas de circulación en múltiples puntos de la ciudad, como la Gran Vía o la avenida Arquitecto Palacios. Hasta ocho patrullas de la Policía Local se movilizaron para regular la circulación, que se suman a otras dos que trabajan desde que comenzaron las obras en el entorno de la estación de tren.

El túnel de Beiramar, cerrado al tráfico por una avería elléctrica Ricardo Grobas

La principal hipótesis apunta a un fallo de tensión en el suministro eléctrico cuando se trataba de arrancar el grupo electrógeno destinado a garantizar la energía en caso de avería. Un pequeño incendio, que causó una importante columna de humo que salía de la zona próxima a la delegación de la Xunta, está en la raíz del problema. Según ha podido saber este periódico, una vez que ocurrió este fallo, los técnicos tuvieron problemas para activar el sistema de emergencia que permitiría seguir funcionando al túnel. El túnel de Beiramar presume de un grupo electrogenerador situado en la planta -2 y que cuenta con un tanque de 10.000 litros de combustible.