Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cepas británica y sudafricana ya están en Vigo

Laboratorio de Microbiología 
del Chuvi. |   // FDV

Laboratorio de Microbiología del Chuvi. | // FDV

El SARS-CoV-2 no es un virus que se quede quieto, sino que busca evolucionar constantemente para conseguir una mayor capacidad de transmisión. De ello dan fe en las islas británicas, que hace unos meses detectaron una nueva cepa del COVID mucho más contagiosa y que ha llevado al sistema sanitario del Reino Unido al límite, abocando al Gobierno a decretar un confinamiento general. Esta variante del virus se ha identificado ya en 58 países del mundo. Y la sudafricana, que también se transmite con más virulencia que la cepa original, en doce. Y en el área sanitaria de Vigo se han confirmado ya dos casos tanto de una como de otra variante. “En nuestros laboratorios sacamos la secuenciación completa del virus y ya hemos comunicado la variante procedente de Sudáfrica y la que ha llegado desde las islas británicas”, explica el jefe de Microbiología de Vigo, Benito Regueiro. La segunda tiene 17 cambios genéticos respecto a la original y la sudafricana doce.

“El virus no está quieto, va aprendiendo”, asegura el doctor. Lo importante es que estos dos casos se han detectado a tiempo tras ser detectados por los equipos de rastreo y Medicina Preventiva. Uno de ellos estuvo en África y el otro estuvo en contacto con personas que habían estado recientemente en Inglaterra. Afortunadamente, la detección fue precoz y según asegura Regueiro, los posibles contagios que han podido dejar están muy localizados entre personas de su entorno. Además del caso confirmado de la cepa británica, hay unos 16 contactos que están en estudio y cuyos resultados se espera tenerlos a finales de esta semana. No se ha detectado ningún caso, sin embargo, de la cepa brasileña también recientemente descubierta, y que es posiblemente la que más preocupa a los científicos a día de hoy. Desde el servicio de Microbiología del área sanitaria viguesa hacen un llamamiento a la calma porque “hasta que esté la mayoría de la población vacunada, vamos a tener que vivir con casos de este tipo”. “Lo importante es que la cepa no evolucione y que se actúe de inmediato”, apunta. La colaboración que están teniendo además entre los laboratorios del Chuvi y del hospital privado Vithas Fátima está siendo clave para el diagnóstico de estos enfermos.

  • Los casos, detectados de forma precoz

    La variante británica y la sudafricana diagnosticada en Vigo ha sido detectada con antelación para evitar la transmisión comunitaria.

  • Más de diez cambios genéticos

    La cepa británica tiene 17 cambios genéticos respecto al virus original del COVID, mientras que la de origen sudafricano presenta doce.

  • Secuenciación completa del virus

    Los laboratorios del Chuvi tienen la maquinaria necesaria para llevar a cabo la secuenciación completa de las variantes del virus.

Las perspectivas son positivas en cuanto al control de estas cepas, tanto en el área sanitaria de Vigo como en el resto de zonas afectadas. Y es que la vacuna de Pfizer ya se ha demostrado que es eficaz contra la variante británica, la más infecciosa hasta el momento.

Lo que sí continúa siendo preocupante son los datos que deja la pandemia en el área sanitaria viguesa durante esta tercera ola. Cada día todos los indicadores principales empeoran y se espera que en la próxima semana vayan todavía a más, al menos hasta que hagan efecto las restricciones planteadas por las autoridades sanitarias, que se espera que sean eficaces a catorce días vista. Lo que más preocupa ahora mismo es la creciente presión sobre los hospitales de la ciudad. Y es que según los últimos datos presentados por la Consellería de Sanidade ya hay 134 personas con coronavirus ingresadas en los centros sanitarios: 112 en planta y 22 en las unidades de críticos. Son cifras a las que no se llegaba desde el pico de la primera ola de la pandemia, allá por el mes de abril del año pasado. 104 de ellos están en el Cunqueiro y 25 en Povisa, que son los hospitales que están sufriendo la mayor presión por el COVID. Hay que señalar, no obstante, que ambos centros tienen la capacidad suficiente para soportar, salvo que los ingresos se desboquen, la llegada de más pacientes con COVID. El Cunqueiro tiene habilitadas un total de 174 camas, y Povisa, tal y como avanzó FARO ayer, ha reservado otra planta adicional y aumentado la capacidad de la UCI por si la situación se complica. Los recursos asistenciales, por tanto, de momento están garantizados en el área sanitaria de Vigo. Pero hay que recordar el fuerte desgaste que sufren los profesionales, que han visto como esta tercera ola llegaba sin control pese a las constantes llamadas a la concienciación social para que la ciudadanía fuese cuidadosa durante las navidades. En este sentido, precisamente, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, anunció ayer que el Concello pondrá en marcha de inmediato una campaña de concienciación para recomendar “prudencia y máxima cautela” ante la evolución del COVID tanto en la ciudad como en toda el área sanitaria. La urbe olívica tiene una incidencia acumulada de nuevos casos por 100.000 habitantes los últimos catorce días de 346, una cifra “muy alta que hay que reducir” y que casi duplica la de hace apenas dos semanas.

El avance de la pandemia se confirmó el pasado martes con un nuevo pico de pacientes que son positivos por COVID: 2.776. La tasa de positividad en el conjunto del área consiguió bajar del 10% tras realizarse 2.579 nuevas pruebas PCR entre la población, a las que hay que sumar las que se realizan en las residencias. Según diversas fuentes, además, solo en el día de ayer se registraron unos trescientos nuevos positivos en el área sanitaria viguesa.

Compartir el artículo

stats