Un joven de tan solo 13 años fue agredido en Vigo por otros dos menores de edad, que lo abordaron para pedirle dinero y el teléfono móvil y se acabaron llevando sus zapatillas deportivas.

La Policía Nacional inició la investigación tras tener conocimiento que las 19.30 horas del pasado día 13 de enero, un menor de 13 años de edad que se dirigía hacia la parada del autobús, era abordado por dos jóvenes cerca de la iglesia de los Picos.

Uno de ellos le pidió dinero y le preguntó si tenía teléfono móvil, al tiempo que el segundo le decía que quería sus zapatillas, negándose la víctima a entregarles nada. En ese instante recibió un fuerte puñetazo en la cara y fue derribado, aprovechando el segundo agresor para sacarle las deportivas y huir del lugar a la carrera.

Persecución

El joven intentó perseguirlos pero no logró alcanzarlos, por lo que solicitó la ayuda de unos chicos para que llamasen por teléfono a su casa y solicitaran que fueran a buscarlo.

Avanzada la investigación, los agentes encargados del caso lograron identificar a dos menores como presuntos autores del los hechos, por lo que centraron sus pesquisas sobre ellos. Poco a poco se fue cerrando el círculo y se logró acotar la zona por la cual ambos residían, procediendo a su localización a última hora de la tarde del viernes.

Tras su detención, se procedió a tomarles declaración en comisaría, siendo después entregados a sus respectivos padres.

El operativo fue llevado a cabo por agentes del Grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Distrito Centro, perteneciente a la Comisaría de Policía Nacional en Vigo-Redondela, pasando todo lo actuado a disposición de la Fiscalía de Menores y del Juzgado de Instrucción de Vigo.