Convencidos de que no están detrás del auge de contagios por coronavirus, la hostelería de Vigo y provincia sigue en pie de guerra contra las limitaciones que mitigan su capacidad de trabajo y lo que definen como una “demonización” del sector. Medidas como la apertura hasta las 18.00 horas o aforos que no deben exceder el 30% en interior o la mitad de su capacidad en terrazas abocó a que casi cuatro de cada diez bares, cafeterías o restaurantes cerrasen sus puertas, según datos que maneja la Federación de Hostelería de Pontevedra (Fehopros). Su presidente, César Ballesteros, reconoció durante un encuentro telemático con afectados de otras asociaciones locales y provinciales, que los asesores COVID que acudían a los diferentes establecimientos informando y aclarando dudas sobre las restricciones se han encontrado “un 39%” de locales cerrados. “Unos porque no les compensa económicamente; no logran una rentabilidad y otros tantos que ya lo hicieron de forma definitiva”, lamenta Ballesteros.

Discrepa, al igual que portavoces de otros colectivos como Rubén Pérez (Zona Náutico Vigo) o Carlos Rodríguez (Establecimientos musicales y Espectáculos), de la “pésima” imagen que se da del sector, cuando el control que llevan a cabo es total. “El control es mucho mayor que en otras actividades. Se tuvieron que haber potenciado las cenas familiares en el propio sector, por espacio, ventilación y continua limpieza”, desgrana Ballesteros.

Hosteleros y comerciantes de Teis ponen el grito en la calle Alba Villar

Las diferentes asociaciones afirman desconocer cuál es la verdadera incidencia del sector –o de otros como el comercio– en el número de contagios, por ello piden ir de la mano y reclaman ayudas “que no llegan”. Así, demandan un modelo de colaboración similar al adoptado en la Comunidad Valenciana para rescatar a los sectores más afectados por las restricciones a la pandemia. “La situación es ya límite”, claman.

Por su parte, desde la Xunta de Galicia, concretamente la delegada territorial en Vigo, Marta Fernández-Tapias, cifró ayer en 2,6 millones las ayudas directas que han sido ya abonadas al sector de la hostelería de la urbe para paliar las consecuencias del virus, de las que se han beneficiado “un millar de negocios”, y que suponen el 87,2 % de las ayudas que se han solicitado en la ciudad.

En la misma línea, Fernández-Tapias recordó que, a nivel de toda la comunidad, han recibido ayudas más de 14.700 negocios de hostelería, por valor de 23,7 millones y con cargo a las tres líneas del Plan de Rescate puesto en marcha por la administración gallega. Anunció además un segundo plan de financiación para este y otros sectores.

Una protesta entre Montero Ríos y Plaza España

Dentro de las medidas que pretende llevar a cabo el sector se encuentra una manifestación de protesta por las medidas y falta de ayudas este próximo lunes. La concentración se inicia en Montero Ríos, frente al edificio territorial de la Xunta para continuar por la sede de la Diputación, Concello y, por último, Plaza España. La manifestación comenzará a las 10.30 horas. “Es el momento de que las administraciones apoyen o no”, afirma Pérez. Además, en Santiago de Compostela, el ocio nocturno gallego se manifestará el próximo 6 de febrero tras más de diez meses completamente cerrados y sin miras de una pronta mejora a su situación.