Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las vacunas ya protegen a la primera línea de combate del virus: los sanitarios

Sanitarios recibiendo la primera dosis de la vacuna

Sanitarios recibiendo la primera dosis de la vacuna

“La pandemia se ha convertido en un túnel en el que no vemos la salida y esta es la mínima luz que se ve en esa oscuridad y nos agarramos a ella con todas las fuerzas”. Así describe Lorena Lagos, enfermera del COVID Auto lo que significa la vacuna frente al SARS-CoV-2 que ayer le pincharon, en la primera jornada de inmunización de los trabajadores del Sergas en Vigo. Es un sentimiento compartido por buena parte de los profesionales consultados.

Trece equipos de dos enfermeras se desplazaron ayer a 7 centros de salud y al Chuvi para poner la primera dosis de la vacuna a los primeros 1.291 profesionales “de primera línea” citados. En Primaria, con la previsión de inmunizar a 570, estuvieron en A Cañiza –que incluye al persona del Crecente y Arbo–, en Coia, Calle Cuba –con Taboada Leal–, Nicolás Peña –con Pintor Colmeiro–, Sárdoma –con Bembrive y Matamá–, Rosalía de Castro-Beiramar y Ponteareas –con Mondariz, As Neves y Salvaterra–. En estos dos últimos hubo incidencias que retrasaron el inicio. En el primero, por un fallo en el sistema informático y en el segundo, por un problema en la organización de la empresa encargada del reparto.

En los centros de salud estaba previsto vacunar a todos los trabajadores, no solo sanitarios. Sin embargo, al menos en el de Rosalía de Castro-Beiramar, dejaron fuera a las limpiadoras al pertenecer a una empresa externa. Avisadas previamente por la compañía de la necesidad de presentar un escrito si renunciaban, incluso una del turno de tarde acudió por la mañana para inmunizarse. Otra, emocionada, lamenta que, a pesar de recoger la basura del centro toda la pandemia y estar expuestas como el resto, las han dejado fuera también de las pruebas PCR o test serológicos.

  • Montse Correa - Supervisora de urgencias del Chuvi

    “Lo hago por mi seguridad y por la de los pacientes que atendemos”

  • Lorena laos - Enfermera del Covid Auto

    “Hay que agarrar con fuerza cualquier mínima esperanza de salir de esto”

  • María Teresa Alonso Ucha - Médico de familia en Beiramar

    “Con gente de 55 años en UCI, debe dar el suficiente respeto como para hacerlo”

  • Mar iglesias - Enfermera de urgencias del chuvi

    “No podemos quejarnos y no poner nuestro granito de arena para que acabe”

  • Elena rodríguez souto - Enfermera en beiramar

    “Como personal en primera línea, es muy importante que estemos protegidos”

  • Rebeca garza enfermera de urgencias del Chuvi

    “En lo único en lo que confío es en la ciencia, es a lo que podemos agarrarnos”

  • Isabel Fernández - Enfermera de Pediatría en el Chuvi

    “Por responsabilidad social y solidaridad con pacientes y los que te rodean”

  • Rodrigo Chantada - Enfermero de urgencias del Chuvi

    “Es de las pocas cosas que podemos hacer para acabar con este día de la marmota”

En este centro de salud, la doctora María Teresa Alonso Ucha, explica que se ha pinchado porque cree en la vacuna, que está “consensuada, aceptada y reconocida por foros científicos”. “Sin tener conocimientos, cuando era jovencita, vacuné a mis hijos de todo lo que me dijeron y no había pandemia. Ahora, con pacientes de 55 años que yo tengo en la UCI intubados, nos tiene que dar el suficiente respeto para vacunarnos. Es la única solución, junto a la mascarilla y la distancia social”, defiende. La enfermera Elena Rodríguez también cree “en la eficacia de las vacunas” . “Y esta me parece muy importante. Como personal en primera línea, considero que es muy importante que estemos protegidas frente a todo lo que nos vaya a venir”, señala.

En el Chuvi , la campaña empezó por UCI y Reanimación, Urgencias, Hospitalización a Domicilio, COVID Auto, Oncología y Hematología, entre otros. El celador de UCI Eduardo Páez fue el segundo. “No solo lo hago por mí, sino por la salud de mi círculo y contribuir a que esta situación la pasemos más pronto que tarde”, cuenta este profesional que trabaja el 95% del tiempo con pacientes COVID.

En Urgencias, la supervisora Montse Correa señala que la mayor parte el servicio quiere vacunarse, con “una mezcla entre alegría y nerviosismo por la premura”. Ella lo hace por su “seguridad y la de los pacientes”. La enfermera Mar Iglesias ya atravesó la infección “sin darse cuenta”, pero no mantiene inmunidad. Saberlo fue el último empujón que la decidió a vacunarse. “La sensación general es de que queremos ver el final”, señala. Rebeca Garza, también enfermera del servicio, coincide: “Tengo ganas de que acabe esto, esto no es vida”. Su compañero Rodrigo Chantada también percibió “un poquito de escepticismo”, pero entiende que “es la única manera de cambiar algo”. “Tenemos que dar ejemplo y es una de las pocas cosas que podemos hacer para volver a la anterior vida y acabar con este día de la marmota, que por mucho confinamiento, luego siempre volvemos al punto de inicio”, sostiene.

Lorena Lagos, que lleva en el COVID Auto desde su estreno y ha escuchado infinidad de duras historias de las personas que han pasado por él, estaba ayer “emocionadísima y superfeliz”. Con casi 700 PCR por turno, lo ve una “responsabilidad profesional y civil”. La enfermera de Pediatría del Álvaro Cunqueiro Isabel Fernández está convencida de que “si todo el mundo se la pone, es la única opción para salir de esto”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats