Con la pandemia en niveles que llevan a Vigo a rozar la alerta máxima, el Sergas continúa con su estrategia de realizar cribados poblacionales, mediante la realización de la prueba de PCR, en personas asintomáticas, para detectar aquellas positivas que no presenten clínica. Puede participar en estos controles la población que esté en el rango de edad entre 18 y 60 años; no ha realizado una prueba de PCR en las últimas dos semanas; y tiene un teléfono móvil registrado.

En este contexto, el Área sanitaria de Vigo invitará a 10.000 personas a someterse a una prueba diagnóstica en los próximos días. Convocará -por este orden cronológico- a la población de los concellos de Baiona, A Cañiza y O Rosal. Además, continuará el cribado en la ciudad olívica; ahora le toca el turno a la población de referencia del centro de salud de Navia, a la que se llamará después de Baiona.

 Tal y como estaba previsto desde principios de mes, la población de Baiona empezará a ser cribada esta tarde en el Covid-Auto del Hospital Meixoeiro. Un total de 3.000 personas serán convocadas desde hoy hasta el próximo sábado. Esta decisión se tomó dada la alta incidencia de Covid-19 mantenida en los últimos días. El objetivo es captar el mayor número de personas infectadas que no tienen clínica, ya que suponen un gran riesgo para la salud pública; teniendo un buen estado de salud, continúan desarrollando su vida habitual y por lo tanto pueden ser potencialmente contagiosas y estar contribuyendo a la propagación del virus.

El objetivo es seguir desarrollando iniciativas para incrementar la capacidad de diagnóstico de la zona para hacer frente a la pandemia Covid-19. En lugar de esperar la aparición de pacientes con síntomas, se realiza una acción proactiva de búsqueda e identificación de los asintomáticos, para controlar lo antes posible los brotes de la enfermedad.