El exencargado de una conocida discoteca de la calle Venezuela de Vigo, acusado de quedarse con 62.000 euros del local, negó dicha apropiación en el juicio que se celebró ayer en la Audiencia de Vigo. Y señaló que junto a él tenían llaves y claves de acceso al servidor otras personas, entre ellas su expareja, con la que al acabar el noviazgo tuvo “mala relación”. Mientras, el jefe del local relató como en aquella época iba mucha gente a la sala, pero tenía pocos ingresos. “No me daban los números”, confesó. Cuando descubrió todo despidió al ahora acusado. “Era como un hijo para mí”, se lamentó.

La Fiscalía imputaba al encausado, en su escrito provisional, un delito de apropiación indebida, solicitando 5 años de cárcel. Los hechos ocurrieron en 2016 y 2017. El Ministerio Público considera que reimprimía entradas ya vendidas, obteniendo supuestamente de esa manera dinero, así como con otras presuntas estrategias realizadas con las consumiciones.