Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mira Vigo

Vigo en Nueva York

Y “Guirgui” también se fue

Y “Guirgui” también se fue

La artista viguesa Vanesa Álvarez nos lanza un mensaje de esperanza, desde Nueva York para el mundo, que además se ha hecho viral en varios países de habla hispana. Con la ayuda de su compañero Marcos de la Fuente, nuestro Poeta en Nueva York, y de su recién nacido hijo León, Vanesa pintó este hermoso mural la semana pasada con un texto: Nos abrazaremos de nuevo. Una colaboración con los colectivos neoyorquinos La Casa y BoobleHaus, que se encuentra situada en el barrio de Williamsburg, en Brooklyn, la meca de los nuevos artistas y gentes del mundo cultural americano. Nuestros queridos vigueses como cabezas visibles de una parte de la escena artística neoyorquina en este 2021.

Adiós Antón Cancela, amigo

Quisiera haber vuelto a esta esquina del papel, tras días de vacaciones, para hablar de lo nuestro con esa alegría, desparpajo y espíritu positivo para lo que fue creada, Imposible porque nacemos al nuevo año con una dolorosa baja de un vigués muy conocido y poco reconocido aunque muy valorado entre sus amigos, del mundo de la música y el del doblaje: Antón Cancela. Creo que lo conocí cuando estaba en Juventudes Musicales, al final de los 70 o principio de los 80, le recuerdo también tocando la batería en Traviesas Big Band además de en otros grupos como Los Ratones con Manolo Romón. Pero fue en los 80 cuando empezó a formar parte de mis afectos con amigos como Bibiano Morón o el dúo Ricardo Lobato-Guillermo Herrero desde que montaron el Sachtmo, preámbulo de aquel Kremlim en el que se convertiría en mítico DJ. y donde compartí barra con él no pocas veces. De los fantásticos conciertos de jazz que dirigió en Castrelos con grandes como Dexter Gordon, Chet Baker, Art Blakey... recuerdo que vi alguno en el Sachtmo, a donde los llevaba para actuar después en petit comité, un privilegio. Inolvidable también su voz en el doblaje (JR de Dallas...), con anécdotas incontables. Perdimos a un amigo de carácter contenido, sonrisa perenne, humor inglés... con quien compartimos muchas cosas, música, noches, vida. Pena que falte.

Y “Guirgui” también se fue

Me llamó Franco Cobas para contármelo. Se había ido para siempre José Luis Méndez “Guirgui”. El domingo despidieron los suyos en su viaje a la eternidad, al gran amigo y compañero de numerosas hazañas y avatares deportivos en el remo, fallecido por una infección acaecida en una cirugía del fémur, que debió ser brutal para poder derribar a un cuerpo de tanta fortaleza como el suyo. Yo conocí y empecé a admirar a Guirgui cuando entré a remar en el Club Náutico en los años 70, porque era de la generación de remeros anterior a la nuestra con gente como Franco Cobas, Alberto Valtierra, Emilio García Bengoechea, Armando González (timonel) y Modesto Chillón (reserva), con los que había sido olímpico, una hazaña irrepetible, porque fue en condiciones de precariedad y penurias de todas clases . Yo lo veía en tiempo de entrenamientos, grande y macizo, poderoso en la palada, y luego lo conocí como hombre cordial, comedido y justo siempre en sus juicios, escuchador amable, noble de ánimo... en diferentes desempeños como promotor del mundo nacional del remo que no fueron suficientemente reconocidos. Y crecí viendo a su cálida mujer, Toya, jugando yo de niño en su casa paterna de la Plaza de la Constitución, donde ahora vivo yo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats