Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Audiencia de Vigo sube a 78.000 euros la indemnización al mago Blass por el atropello

Estima que las lesiones por el arrollamiento en la urbe olívica le causaron una “limitación” en su “actividad profesional” de magia e ilusionismo

El mago Jorge Blass, en primer plano sentado en un banco, y el acusado, de pie a la derecha de la imagen

El mago Jorge Blass, en primer plano sentado en un banco, y el acusado, de pie a la derecha de la imagen Marta G. Brea

Hace algo más de tres años, en la calle República Argentina de Vigo, el conductor de un BMW que circulaba a velocidad inadecuada y bajo la influencia del alcohol atropelló al mago Jorge Blass, que esa noche había actuado en la ciudad. El automovilista fue condenado a dos años y medio sin carné, multa y al pago de forma conjunta y solidaria con su compañía de seguros de una responsabilidad civil que sumaba casi 29.000 euros. Pero esa indemnización acaba de ser elevada. El ilusionista y las dos productoras que tuvieron que cancelar los espectáculos previstos para aquel diciembre de 2017 a raíz de las lesiones sufridas por el mago presentaron un recurso ante la Audiencia de Vigo, que les da la razón y eleva a casi 80.000 euros la cuantía.

Debido al accidente Jorge Blass se fracturó cúbito y radio del brazo derecho. Sufrió también limitación de movilidad en la muñeca y en la flexión del dedo pulgar y le quedaron como secuelas cicatrices. La sentencia del Juzgado de lo Penal 1 de Vigo moderó la indemnización al apreciar una concurrencia de culpas del automovilista y del mago, ya que éste había cruzado “corriendo” con “semáforo en rojo” y al lado del paso de cebra. La jueza tampoco dio por probado que el accidente hubiese afectado a la actividad profesional del ilusionista.

Jorge Blass, ingresado en Vigo tras el atropello TW

Pero la Audiencia tiene otro criterio. Por un lado elimina la concurrencia de culpas, uno de los motivos por los que aumenta la indemnización. La culpa del automovilista fue tan “grave” que absorbe –elimina– la “leve” en la que incurrió Jorge Blass. El conductor arrancó con un “fuerte acelerón”, era “plenamente consciente” de que había peatones cruzando, no iba atento y estaba bajo los efectos del alcohol.

Además, los magistrados que vieron el recurso sí creen que las lesiones que le afectaron a la mano y al pulgar causaron al mago una “limitación” en su actividad profesional. “Pueden existir números que no pueda llegar a realizar o desarrollarlos con mayor sufrimiento o dolor”, señalan. Las cicatrices en sus brazos también pueden incidir en su “imagen profesional”.

Así, finalmente la sala concede una indemnización de 58.509 euros al ilusionista y de 19.845 a las dos productoras. Contra esta sentencia aún cabe recurrir al Supremo.

Jorge Blass, en una actuación en Vigo

Jorge Blass, en una actuación en Vigo FDV

Compartir el artículo

stats