Los Reyes Magos ya están en la avenida de Castelao, donde le esperaban temperaturas más propias de la tierra de Papá Noel que de Oriente. La comitiva real llegó al lugar de la novedosa cabalgata estática de estos tiempos pandémicos con puntualidad, minutos antes de la 12.00, cuando estaba previsto que empezasen a recibir a los niños vigueses. En la zona les dio la bienvenida el alcalde, Abel Caballero, quien señaló que "es la mejor cabalgata del mundo".

Las familias que hayan reservado su cita previa podrán gozar hasta las 20.00 de la música, luces y adornos de las ocho carrozas –las tres de los Reyes Magos, la de la cartera real, la de la Policía Local y las de tres empresas privadas; habrá un paje en cada una, pero no niños por seguridad sanitaria, y la temática será las civilizaciones del mundo en la historia– y de los dos autobuses. Están situados en el tramo comprendido desde la calle Estrada hasta la rotonda del barco de Alfageme. También hay atracciones, grupos de animación... y caramelos: los pajes se los entregan con pinzas en bolsas cerradas a los pequeños al acabar el recorrido. 

Las largas colas para acceder al recinto (todos los pases se han agotado) dan fe del éxito que está teniendo el evento, que, en esta ocasión, es estático para maximizar la seguridad anti-COVID-19. Entre las 15.30 y las 16.00, los participantes en la cabalgata descansarán. Ya en la jornada vespertina, los Magos de Oriente seguirán saludando a los niños y niñas de la ciudad olívica.