Mañana durante el sorteo de El Niño, Miguel Rodríguez, propietario del bar As de Pikas, no perderá un número de vista. Había encargado 125 décimos del 18.551 para repartir entre sus clientes pero los décimos se extraviaron. Finalmente, terminaron en Monforte, donde el receptor del paquete no reparó en el número y distribuyó algunos de los billetes.

Al percatarse de la situación, Miguel recibió 80 de los billetes y comenzó el proceso para resolver el entuerto. Hoy, de la mano de Servicios de Asesoría Integral EIA, tanto Miguel como el receptor del paquete llegaron a un acuerdo en el que asumían que había habido una mala interpretación del numero pero sin "dolo ni mala intención".

Así, los billetes que se distribuyeron en Monforte tienen toda su vigencia, sin embargo, Miguel devolvió los 80 décimos -correspondientes a las series 10, 19, 20 y 21 y a las fracciones 1 a 5 de la serie 22- a la administración de Valladolid y se comunicó que no se iban a vender, tal y como ha explicado a FARO.

¿Qué pasa con correos?

Según explica Miguel, tras realizar la compra y tramitar el envío, recibió un mensaje de Correos el día 23 de diciembre conforme su paquete certificado había sido enviado. Con el paso de los días, extrañado por la tardanza, se puso en contacto con la oficina de Correos, desde donde le confirmaron que el paquete se había extraviado. Todo indica que fue entregado de manera errónea.