Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las navieras Nabia y Tours instan el archivo del caso por presuntos billetes falsos a Cíes

Ya se archivó la causa contra Mar de Ons por no apreciar tiques mendaces

Tras el auto de la magistrada del Juzgado de Instrucción 3 de Vigo en el que acordaba el archivo de las actuaciones contra una de las navieras investigada por falsificación y la consecuente sobreventa de billetes a Cíes –Mar de Ons–, las otras dos contra las que sí continua la causa han remitido a la sala penal sendos escritos solicitando el sobreseimiento de la causa.

Así, por parte de Nabia, se hace mención en su petición de archivo a que la investigación se enmarca “ hacia unos hechos determinados ocurridos unos días concretos”, exactamente el 3, 5 y 19 de agosto de 2017; y que los billetes por los que se le investiga y que supuestamente habrían sido falsificados o mendaces “no se corresponden con los días delimitados en el auto anteriormente mencionado, sino a los billetes analizados por Amtega (organismo dependiente de la Xunta encargado de habilitar la central de reservas de los tiques a las islas) relativos exclusivamente al día 20 de agosto”.

A este respecto, alude que de las emitidas ese día, 743, solo en 24 hubo un error en el QR, por lo que es “ciertamente insignificante” e “iría en contra del principio de intervención mínima del derecho penal”.

Acerca de los códigos QR que “no respondían ni eran reconocidos por los sistemas de control oficiales”, según la Fiscalía, recoge el escrito que los QR de sus billetes no dirigían a ningún portal. “En definitiva, dotar de virtualidad falsaria a una representación gráfica que no conduce a ningún documento y que no es apto para inducir a error en ningún tipo de control administrativo mínimamente riguroso, desbordaría los principios de tutela judicial efectiva y a la presunción de inocencia”.

En el caso de Tours Rías Baixas, sostiene en su escrito que no concurren “los elementos objetivos, ni subjetivos” para mantener la condición de investigado a su gerente. Reitera que “no se falsificó ningún billete” y que “lo único cierto”, es que la Amtega era “sabedora” de que el sistema “se caía, y que “la central de reservas no funcionaba correctamente; situación tolerada por la Administración”.

Compartir el artículo

stats