El área sanitaria de Vigo llega a las fechas claves de las fiestas navideñas en riesgo alto de incidencia acumulada a 14 días. Tras reducirla a la mitad en el plazo de un mes, lleva diez días encallada en una horquilla de entre 200 y 193 nuevos diagnósticos de COVID por cada cien mil habitantes. Ayer estaba en 196. Son 17 puntos por encima de la media gallega, pero 58 menos que la española. De todos modos, la situación es muy dispar en el territorio de estos 26 concellos. Mientras que hay cuatro municipios que no registran ningún caso, otros siete están por encima de la media nacional y, por tanto, en riesgo extremo. Son Baiona –396–, A Guarda –390–, Tomiño –348–, Porriño –338–, A Cañiza –309–, Gondomar –287– y O Rosal –257–.

Con un ligero repunte con respecto a ayer, la ciudad de Vigo está en un nivel de riesgo alto en función de este parámetro –con 176 nuevos infectados detectados en dos semanas por cada cien mil habitantes–. Ocupa la mitad de la tabla de los 26 municipios del área. De los que tienen más de 10.000 habitantes, solo Tui –168–, Ponteareas –166– y Moaña –124– están mejor.

Esta Nochebuena y esta Navidad serán muy diferentes para todo el mundo, pero especialmente para los 1.216 pacientes del área en fase activa de la infección, que deberán celebrarlo aislados. No son los únicos que están cuarentenados. También están en esta situación aquellos que se mantienen a la espera del resultado de una PCR o que ya han recibido un negativo pero fueron contacto estrecho de un positivo. Son las personas en “especial seguimiento”. La jefatura territorial de Sanidade en Pontevedra rehusa facilitar el dato de cuántos están en esta situación, aunque sí lo entregan a los concellos. En Epidemiología calculan que hay una media de tres contactos por cada caso, por lo que la cifra ronda las 3.700 personas que las vivirán en solitario por este motivo.

La presión asistencial en los hospitales vigueses por la pandemia vuelve a subir. Ayer, aumentaron en ocho los pacientes que requerían atención especializada, hasta los 67. Es la cifra más alta en doce días. Once de ellos estaban en unidades de cuidados críticos. De los cuatro fallecidos notificados en Galicia, tres eran del área viguesa y dos procedían de residencias –de la de Cesantes y de la Vila do Conde, en Gondomar–.

Simón Espinosa

La vacunación frente al COVID en el área comenzará el martes 29, según han confirmado distintas fuentes conocedoras del operativo. Los usuarios y los trabajadores de los centros sociosanitarios serán los primeros en beneficiarse de esta inmunidad. En el área viguesa hay más de cuatro mil residentes y unos 2.500 empleados. Todo dependerá del número de dosis que reciban y la cadencia con la que se las envíen, pero en Sanidade calculan que necesitarán, al menos, tres semanas para llegar a todas estas personas.

La Dirección en Vigo ha captado a 18 enfermeras de los centros de salud –debían tener dos años de experiencia en Primaria, además de haber actualizado recientemente sus conocimientos en reanimación cardiopulmonar– para acudir por cada una de las residencias a vacunar a estas personas. Dentro de la primera fase de vacunación, aunque aún sin horizonte temporal, los siguientes serán los profesionales sanitarios “en primera línea” y los grandes dependientes.

El interés por participar en los cribados aleatorios se desploma

Casi tres de cada cuatro invitados al primer cribado masivo realizado en el área sanitaria viguesa para destapar contagiados con COVID asintomáticos, el de Sárdoma, aceptaron participar. El interés ha ido decayendo y, al realizado en el municipio de Cangas, acudió poco más de la mitad de los convocados. En concreto, fueron 1.661 de los 3.000 citados. Entre ellos, se encontraron solo dos casos positivos. En el realizado en el municipio de Gondomar, participaron el 62,24% de los 2.500 invitados y se localizaron 6 casos. Un poco mayor fue el porcentaje en Chapela, donde respondieron casi dos tercios de los 1.600 invitados –en concreto, un 64,69%–. Sirvió para localizar cuatro positivos. Durante estos días se paran los cribados aleatorios por zonas para centrarse en estudiantes, viajeros, sospechas y contactos de positivos.