DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alberto González | Chef de Silabario, ha logrado una estrella Michelin

“La cocina gallega ha dado un golpe en la mesa; está cogiendo fuerza y valor”

“Es increíble que se cierre un sector sin ayudas; se necesitan de manera urgentísima y no sentirnos totalmente dejados”

El chef Alberto González Prelcic, ayer

El chef Alberto González Prelcic, ayer FdV

Alberto González Prelcic (Vigo, 1978) recibió su estrella Michelin con las puertas de su restaurante Silabario cerradas por la pandemia. Una excelente noticia para terminar un año muy duro para todo el sector y que él recoge con “muchos ánimos y fuerza” para remontar la crisis y seguir ofreciendo desde la sede del Celta, en la céntrica calle Príncipe, una gastronomía moderna pero inspirada en la tradición gallega y de respeto al producto.

  • Galicia brilla en el universo Michelin

    “Culler de Pau” consigue su segunda estrella y otros tres restaurantes gallegos entran en la prestigiosa guía culinaria: el “Silabario” de Vigo, “Eirado da Leña” de Pontevedra y “Hotel Rústico San Jaime”, en Ourense

–Recibir una estrella Michelin en un año tan complicado para la hostelería habrá supuesto una gran alegría para todo el equipo.

–Siempre es una alegría, pero quizá en este año tan difícil se saborea un poquito más porque las buenas noticias han sido menos de las normales. Esta estrella Michelin nos ha venido a dar, sobre todo, muchos ánimos y mucha fuerza. Que buena falta hacen. Supone un impulso importante. Nosotros partíamos de un proyecto que nació en Tui hace ya 12 años. Y en 2018 decidimos venir a Vigo, a la sede del Celta. Luchamos por una cocina que busque la excelencia y la calidad del servicio. La gente ha valorado positivamente la consecución de la estrella y es agradable.

“Sin el apoyo incondicional del Celta, hubiese sido muy difícil lograr la estrella”

decoration

La cocina del Silabario, en la sede del Celta, en la calle del Príncipe José Lores

–Consiguió su primera estrella en 2011 y la mantuvo de forma ininterrumpida en Tui. Ahora les vuelve a iluminar en Vigo.

–Pues sí y me gustaría agradecer el apoyo incondicional del club, del Celta de Vigo, que ha estado siempre, desde el presidente y todos los estamentos, apoyando, empujando, y apostando por un proyecto que busca la excelencia y la calidad, que quiere poner en valor la gastronomía con todo lo que eso conlleva de apostar por tus raíces, por tu tierra. Hubiese sido muy difícil sin ese apoyo incondicional, sin ese local de A Sede y sin esas fuerzas. Estamos contentos de volver a brillar.

El equipo de cocina del Silabario, capitaneado por el chef Alberto González José Lores

–La noche del lunes resultó redonda. Silabario consiguió entrar en la “biblia roja” y el Celta obtuvo una rotunda victoria en Balaídos con 4 goles a favor.

–Parece que ha entrado una energía positiva en la sede y en la ciudad. El Celta va encadenando victorias, convenciendo e ilusionando y lo nuestro, aunque no tiene tanta relevancia, contribuye a sumar. Estamos en la casa del Celta, que es el equipo de todos. Ellos están en la élite del fútbol y nosotros en la de la gastronomía. Y esto es muy positivo para todos.

–Además de su éxito y del restaurante Maruja Limón en Vigo, la gastronomía gallega triunfa en la nueva guía Michelin. Suma ya 15, entre ellas tres nuevas y la segunda para Culler de Pau .

– La cocina gallega dio un golpe en la mesa en el buen sentido, efectivamente. Tres nuevas estrellas y Javi [Olleros]consigue, por fin, la tan ansiada segunda estrella para Galicia. Por un lado, pone en valor su cocina y su trabajo y, por otro, también abre camino para otros profesionales que estamos ahí. ¿Por qué no? ¿Por qué Galicia tiene que ser menos que otras comunidades como País Vasco o Cataluña? Aquí hay producto, hay apuesta, hay calidad y hay profesionales. Y parece que empezamos a caminar en esa senda de las gran gastronomía. La cocina atlántica está cogiendo fuerza y valor. Ésa es una buena lectura de lo que ocurrió la noche del lunes.

“Que haya una hostelería de calidad en un territorio es bueno para todos”

decoration

–¿Ayudarán las estrellas a recuperar una parte de lo perdido cuando abran sus puertas de nuevo?

–Que haya una gastronomía y una hostelería de calidad en un territorio es bueno para todos. Ahora en Vigo ya somos dos Estrellas Michelin, ojalá el año que viene otro compañero se sume. Una hostelería de calidad atrae a un público que busca y paga ese tipo de servicio y eso es muy importante. Pero en todos los aspectos, desde una tapería hasta un restaurante gastronómico o el gran establecimiento de tres estrellas michelin. La apuesta por la calidad y la búsqueda del buen producto y el buen servicio es algo bueno para todos. Se forma una telaraña que es muy positiva. Todos hemos ido de escapada al País Vasco, por poner un ejemplo, y un día eliges un gran restaurante y otro vas a tomarte unos pinchos a la zona vieja. Es importante un camino de excelencia y de calidad.

  • Los hosteleros ruegan a la Xunta que alivie las restricciones "inmediatamente"

    Una caravana-protesta del sector recorre Vigo para urgir ayudas

–¿Contar con dos estrellas Michelin en la misma ciudad anima a la gente a perderle el miedo a la alta gastronomía?

–Claro, hay que perderle el miedo. Nosotros tenemos un menú de 25 euros y propuestas y alternativas para todos los rangos de precios. Cualquiera puede permitírselo una vez al mes, cada uno en función de su economía, su bolsillo. Efectivamente no es un menú del día, no vas a comer por 10 euros, pero sí es verdad que cualquiera puede encontrar su sitio e ir de vez en cuando a comer en Silabario. Era también parte de nuestra filosofía cuando abrimos el restaurante. Estamos en la sede del Celta y no hay nada más transversal en Vigo, porque yo creo que los aficionados son desde los grandes empresarios a los obreros y la gente que está ahora mismo en paro o en ERTE. El Celta aglutina todo eso y Silabario también quería reflejar esta filosofía. Todo el mundo puede venir al restaurante de la sede del Celta y disfrutar del espacio y de nuestra gastronomía. Y ahora apoyados por la estrella, que nos reafirma.

Comedor del restaurante Silabario José Lores

–Estarán deseando que vuelvan a sonar los teléfonos.

–Los teléfonos suenan, lo que estamos deseando es que se deje de demonizar la hostelería y de buscar culpables donde no los hay y nos permitan trabajar. Y que no nos lleven a la más absoluta ruina porque las reservas entran pero el Gobierno nos restringe y no nos deja trabajar. Así de claro.

–El sector denuncia su liquidación de facto.

–Me parece increíble que se cierre por decreto un sector y que no vaya pareja una serie de medidas de reflote y de ayudas. Yo este año he estado cerrado seis meses, cuidado. Y, de los otros seis, tres o cuatro con unas restricciones brutales de aforo, de movilidad. . Todo esto lo estamos llevando sin un duro por ahora de planes de reactivación o cualquier otro tipo de medida. Excepto unas ayudas que parece que va dar la Xunta, poquita cosa. Se necesita de manera urgentísima un impulso y una ayuda y no sentirnos totalmente dejados. Los negocios de hostelería son en cierto modo precarios y con una capacidad de tesorería muy corta. Son de subsistencia, de gente que vivimos al día, no grandes empresas que pueden aguantar estas situaciones, Y sobre todo porque estamos cerrados por obligación. Es muy complicado.

–Este año han sufrido incluso un incendio en A Sede.

–Gracias a dios no afecto prácticamente a nada. Se declaró en la bajocubierta y fue superficial. A ver si van llegando buenas noticias porque ha sido un año bastante horrible. Esperamos trabajar con alegría y que la gente venga al restaurante para disfrutar de nuestra gastronomía. Y ser un poquito felices, que creo que ya nos lo merecemos. Reitero el agradecimiento al Celta de Vigo y a todos nuestros clientes por su apoyo.

Incendio en la sede del Celta en la calle Príncipe de Vigo FdV

Compartir el artículo

stats