En tiempos de pandemia la sanidad se cuela incluso en uno de los actos institucionales más relevantes del sector portuario: el nombramiento oficial del nuevo presidente de Praza da Estrela. Ayer, durante el acto en el que Jesús Vázquez Almuiña asumió el relevo de Enrique López Veiga, el COVID-19 estuvo presente de varias formas. En la escenificación, en una Estación Marítima con el aforo restringido a solo su cuarta parte. Y en los propios discursos, en los que se incidió en el impacto de la enfermedad. El coronavirus es de hecho, –junto con el Brexit– uno de los “nubarrones” a los que Almuiña invitó a plantar cara sumando esfuerzos. “Para vencer estos dos grandes retos es imprescindible la unidad de quienes conformamos el área metropolitana, desde la lonja a PSA, desde la Xunta al Gobierno central y la UE, los puertos gallegos y la clase empresarial”, recalcó Almuiña, dirigente estrechamente ligado a su vez a la gestión sanitaria –hasta hace unos meses era el conselleiro del ramo–, una clave que destacó durante su intervención el propio presidente de la Xunta.

“Necesitamos incrementar los espacios para actividades portuarias a través de la reordenación y ampliación sostenible de los mismos"

Vázquez Almuiña - Presidente del Puerto de Vigo

COVID y Brexit no son sin embargo los únicos retos sobre los que alertó Almuiña. Tras recordar su vínculo familiar con el mar y enviar un mensaje de apoyo a los responsables del Baffin Bay, el nuevo presidente de Praza da Estrela citó algunas “grandes fortalezas” de los muelles vigueses, como su planificación, sus buenos resultados pese a la pandemia o su apuesta por el desarrollo sostenible. Buena parte de su discurso la centró también, sin embargo, en desgranar “debilidades y amenazas”. “Necesitamos incrementar los espacios para actividades portuarias a través de la reordenación y ampliación sostenible de los mismos. Hay escasez de líneas de atraque” , advirtió. Énfasis similar puso al apostar por la Plisan, la “mejora de la intermodalidad marítimo-terrestre”, la desburocratización y la ventanilla única o la creación en la ciudad de la oficina de la Red de Puertos Azules de la FAO.

Quintana, Veiga, Feijóo, Almuiña y Larriba, ayer, durante el acto celebrado en el Puerto.

El objetivo, explicó Almuiña, es “consolidar el puerto de Vigo entre los principales de la fachada atlántica” más allá de un escenario marcado por el COVID, cuya luz al final del túnel espera empezar a ver en el segundo semestre de 2021. De entrada, abogó por los “proyectos de integración puerto-ciudad” y su rechazo a los “protagonismos”. Su apuesta, garantizó, será por el sector automovilístico, la pesca, la industria transformadora, el naval y el sector de cruceros, “con el que debemos volcarnos, ya que está siendo el más castigado”.

En una línea similar, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, urgió a trabajar para afrontar las consecuencias del COVID-19. “Los puertos siguen siendo de una importancia económica y estratégica fundamental. Y en este contexto más aún. El nuevo presidente y las autoridades que conforman el consejo de administración estáis llamados a trabajar en esa dirección: conseguir que el Puerto sea protagonista de la reconstrucción económica”, reivindicó.

“Los puertos siguen siendo de una importancia económica y estratégica fundamental. Y en este contexto más aún"

Núñez Feijóo - Presidente de la Xunta de Galicia

El responsable de San Caetano puso en valor el legado de Veiga y el paso de Almuiña por el Ejecutivo gallego. En concreto destacó su “experiencia indiscutible” como gestor, en el ramo sanitario, “donde solo son noticias las malas noticias”. “Es el momento de seguir apostando por el Puerto, por la industria de la automovión, consolidando la terminal de Bouzas, incrementar el tráfico de materiales metalúrgicos, el naval, la construcción, aplicar mejoras en la pesca, la industria transformadora... Agilizando trámites para competir con otras dársenas amigas, como Leixoes u otras españolas”, abogó en un momento, admitió, marcado por el COVID. “Habrá que esperar como mínimo a finales de 2021 para ver si es posible ver la costa de la finalización de la pandemia”, apuntó Núñez Feijóo.

“Necesitamos infraestructuras ferroviarias. Los puertos sin infraestructuras ferroviarias son puertos que no pueden competir, mutilados”, recalcó el presidente. La subdelegada del Gobierno en la provincia, Maica Larriba, puso énfasis a su vez en los proyectos recogidos en el plan de empresa, con una inversión que supera los 135 millones de euros, como la ampliación de la terminal de Bouzas para aumentar su capacidad de atraque o la mejora de la eficiencia energética de la lonja. “Las autoridades portuarias son el mejor ejemplo de cogobernanza, pero solo es posible desde el respeto y la lealtad institucional”, destacó la representante estatal.

Feijóo, a López Veiga: "Contigo Vigo conservó su papel de referente en la industria de Galicia”

Además de marcar los objetivos y retos que afronta la Autoridad Portuaria o las fortalezas del perfil de su nuevo presidente, Jesús Vázquez Almuiña, parte de las intervenciones de ayer se centraron en reconocer el legado de quien ya es su predecesor: Enrique López Veiga. “Los últimos meses no fueron un mar en calma, sino una travesía inédita para todos que aún no terminó. Quiero reconocer la labor de todos los trabajadores, de las empresas. No se desfalleció durante la pandemia. Y quiero singularizar ese esfuerzo en el presidente saliente y el conjunto de operadores del puerto de Vigo”, destacó el responsable de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien anotó que Veiga es “uno de los máximos conocedores del mundo marítimo en España”. “Contigo Vigo conservó su papel de referente en la industria de Galicia”. “El nombramiento de Almuiña es un acierto. Es buena persona, trabajador y honrado y prudente, con eso ya tiene el 85% del éxito asegurado”, valoró Veiga. “Han sido cinco años muy intensos, de dedicación con aciertos y desaciertos. Si a algunos os he metido el dedo en el ojo, lo siento muchísimo”, se despidió. A la ceremonia de ayer acudieron, entre otros, el delegado de Zona Franca, David Regades; el rector, Manuel Reigosa; el obispo, Luis Quinteiro Fiuza; el presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices; los conselleiros de Sanidade, Medio Rural, Mar y Xustiza, la delegada de la Xunta, ediles del PP, los expresidentes del puerto Porro y López-Chaves, además de representantes empresariales o la regidora de Salvaterra. No asistió el alcalde, que tenía un acto agendado a la misma hora. En la entrada de la Estación Marítima recibieron a Feijóo una veintena de hosteleros con bocinas y carteles en los que urgen atención para sus negocios, muy dañados por las medidas adoptadas para atajar la pandemia.