Un informe de Ecologistas en Acción refleja que la contaminación del aire urbano en Galicia bajó casi un 48% entre los meses de marzo y octubre y que los niveles de dióxido de nitrógeno en A Coruña y Vigo descendieron de forma notable durante el primer estado de alarma: en un comunicado, destaca que se redujeron un 52,5% con respecto a los “valores medios de la década anterior”. Esto se debe, según la entidad, a la reducción “drástica” del tráfico.