Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las clases telemáticas agudizan los episodios de mofas o burlas a profesores

Con el móvil u otros dispositivos, los alumnos realizan capturas y fotos que suben a redes sociales | “Hubo casos de ansiedad por estos comportamientos”, confiesa una directora

Un alumno, en una clase telemática durante el confinamiento

Un alumno, en una clase telemática durante el confinamiento Xoán Álvarez

Un vocablo que competirá por el título de palabra del año será, sin duda, “telemático”. La digitalización en los centros educativos ya es inexcusable, convirtiendo a Internet en un gran aliado, pero en ocasiones, también en un potente enemigo. Ya desde hace años se ha denunciado el poder de las redes sociales –concretamente su mal uso– como instrumento en casos de acoso escolar o bullying, pero en esta ocasión, las víctimas no son solo los alumnos. Y es que el auge de las clases por videoconferencia debido al COVID-19 avivó los episodios de burlas y mofas hacia los profesores.

  • Como en el “cole”, pero desde casa
    El plan de la Xunta de enseñanza virtual si hay cierre de aulas, centros o encierros regirá desde 3º de primaria

Al no poder ver más allá que lo que ofrece la cámara del ordenador, los estudiantes aprovechan para realizar capturas de pantalla o fotos con el móvil que, en ocasiones, terminan en redes sociales, siendo incluso objeto de bromas o los popularmente conocidos como memes. Si bien la situación no es alarmante, son varios los colegios e institutos de Vigo donde ya ocurrieron estos episodios que suelen muchos de ellos solucionarse a instancias del propio centro, aunque otros terminan en comisaría.

“Es una falta de respeto, empatía e incluso egoísmo hacia el profesorado”

Bertila Fernández - Portavoz de Foanpas

decoration

Así, la UFAM, que es la unidad de la Policía Nacional encargada de la protección e investigación de todo lo relativo a los menores, contabilizó en los últimos meses un total de tres expedientes de este tipo, a mayores de los abiertos por acoso entre escolares, cuya cifra se mantiene como en años anteriores, rozando la docena. Por su parte, la Federación olívica de nais e pais de alumnos de Vigo (Foanpas) también detectó un aumento de casos que califican de “faltas de respeto” hacia el profesorado. “Los docentes han hecho durante el confinamiento y también ahora un esfuerzo muy grande para que los alumnos pudieran seguir las materias, y ver este tipo de mofas y faltas de respeto o empatía hacia ellos es egoísta e incívico”, explica su portavoz, Bertila Fernández.

A mayores, explica que aunque se trate de “una minoría”, son comportamiento que hay que atajar. “Evidencian la falta que hace asignaturas como Educación para la ciudadanía; no se puede pueden permitir estos comportamientos”, zanja Fernández.

¿Y qué comporta para el profesor esta situación?

“Hemos adaptado las normas de la teledocencia ante estas situaciones”

María Sío Castiñeira - Directora IES San Tomé

decoration

En varios de estos centros, como es el caso del IES San Tomé los episodios se han traducido en casos de ansiedad a la hora de realizar estas clases telemáticas. “Nosotros tuvimos teledocencia todo el último trimestre del curso pasado y realmente algunos profesores tenían bastante ansiedad a la hora de enfrentarse a ello. No era obligatoria, pero en casos de materias más complejas o que necesitan de mayor seguimiento, lo hacían. Y ahí surgieron algunos espontáneos que encapuchados, con banderas, gestos obscenos... ”, explica la directora, que recuerda que ante uno de estos comportamiento “inadecuados”, una profesora optó “por no dar más clases telemáticas en toda la semana”.

Normas para la teledocencia

Ante la ausencia de herramientas correctoras o sancionadoras para estos casos, desde este instituto de Vigo se optó por adaptar la normativa de la teledocencia. “Los profesores se veían muy solos, con treinta personas al otro lado de la pantalla sin forma alguna de controlarlos. Personalmente, hice una adaptación de las normas, una extensión del reglamente do régimen interno adaptado a la teledocencia para cómo sancionar estos casos puntuales: informar a los padres, prohibir durante una o varias sesiones conectarse, etc.”, añade Sío. En otros institutos con esta causística, se optó por la expulsión del menor del centro durante determinados días.

Otro ejemplo es el IES Álvaro Cunqueiro. Susana, su directora, destaca que se tratan de casos aislados y puntuales, también defiende atajarlos antes de que provoquen mayores consecuencias. “A los grupos de Whatsapp llegan imágenes de todo tipo, y el mundo escolar tampoco es ajeno a esto. Habitualmente son situaciones que se pueden arreglar dentro del propio centro. Dependiendo de cada situación se valora el castigo individualmente, siempre hay alguien que se sale de la línea pero en general, el alumnado es muy respetuoso”, concreta.

“Nos reunimos una hora a la semana para analizar la causística de los partes en clase”

Luis Vilán Crespo - Director IES de Teis

decoration

Por su parte, Luis Vilán, director del IES de Teis, sostiene que aunque no cuentan recientemente con un caso semejante, sí cuentan con unas conductas de convivencia que choca con estos comportamientos. “La experiencia nuestra no es de casos graves, salvo alguna picaresca concreta del curso pasado, alguno por las videoconferencias entraba sin que fuese su clase, pero no trascendió más allá”, explica Vilán. Para atajarlo, cuentan en su decreto de convivencia con unas normas concretas. “Sí se dan situaciones de acoso en el ciberespacio o redes sociales somos muy estrictos, el control lo aportamos desde la más mínima sospecha, incluso cuando se produce de puerta para afuera si la causa la genera una relación del centro. Tenemos además un grupo de convivencia que se reúne una hora a la semana para analizar los partes de incidencia y conductas en las aulas”, matiza Vilán.

Las claves

  • Capturas o fotos que acaban en RRSS

El alumno aprovecha las clases telemáticas para fotografiar o realizar capturas de pantalla que luego cuelgan en sus redes sociales.

  • Ansiedad o negativa a más clases telemáticas

Entre los profesores que soportaron estos comportamientos, algunos sufrieron ansiedad y otros se negaron a continuar con las clases.

  • Regular los castigos o sanciones

En varios centros de Vigo se han adaptado las normas de convivencia a la causística del teletrabajo con sanciones concretas.

Contacto estrecho con la Policía para detectar y atajar otros casos

Además del propio profesorado y dirección del centro, los alumnos cuentan con un apoyo extra para el correcto uso de las tecnologías de la información y redes sociales: la Policía Nacional de Vigo.

Concretamente, y desde hace ya varios años, agentes del grupo de Participación Ciudadana acudían casi a diario a los colegios o institutos para dar charlas sobre el acoso y los peligros de Internet.

Se alude al pasado debido a que este año, el virus ha impedido que estas charlas seas presenciales, si bien el contacto con los centros sigue siendo muy estrecho para dar consejo o asesoramiento ante cualquier situación que se produzca. “Los directores o directoras contactan con frecuencia con este grupo en busca de asesoramiento por conductas inadecuadas del alumnado”, explican fuentes policiales. 

Compartir el artículo

stats