Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bares cerrados... y apuestas abiertas

Mientras los locales hosteleros tienen que echar la verja a las 17.00, los establecimientos de juego siguen abiertos hasta entrada la noche

Una local de apuestas del barrio de O Calvario, abierto ayer a última hora de la tarde. |   // JOSÉ LORES

Una local de apuestas del barrio de O Calvario, abierto ayer a última hora de la tarde. | // JOSÉ LORES

A partir de las 17.00 horas la ciudad luce una curiosa estampa. Mientras todos los bares, restaurantes y locales hosteleros en general tienen que cerrar obligatoriamente (de ahí en adelante solo pueden ofrecer un servicio de take away), por lo que están con la verja bajada, los establecimientos de apuestas deportivas y bingos continúan abiertos. Con restricciones, eso sí: a partir de las 17.00 tampoco pueden ofrecer servicio de hostelería y el aforo en su interior no podrá superar el cincuenta por ciento de la capacidad máxima permitida. Pero pueden continuar su actividad durante todo el día. Lo especifica concretamente la Xunta en el boletín del Diario Oficial de Galicia respecto a las restricciones a causa de la situación sanitaria. Así, los establecimientos y locales de juego y apuestas “deberán cerrar no más tarde de las 00.30 horas, sin que se pueda permitir el acceso de ningún cliente desde esa hora, y con un período máximo de desalojo de treinta minutos”. No obstante, debido al toque de queda impuesto en toda Galicia, deben cerrar sus puertas a las 23.00.

El caso de que los bares estén cerrados desde las 17.00 y los locales de apuestas y juego puedan permanecer abiertos deja imágenes curiosas. Una de ellas se da en plena calle Aragón. En el número 33 está el conocido bar As Cobas, muy frecuentado en el barrio de O Calvario. Solo dos puertas más allá, separados únicamente por un pequeño taller mecánico, se encuentra un establecimiento de apuestas deportivas. Uno puede abrir hasta la noche, y el otro tiene que estar cerrado a partir de media tarde. “No me parece normal y no tiene sentido ninguno, aunque no puedan servir en barra ni en mesa desde las 17.00, los clientes son clientes y pueden seguir teniendo ingresos con las actividades de juego. No entiendo esta distinción que hacen. Lo que nos vienen a decir es que la hostelería tienen la culpa de esta situación”, lamenta Agustín Sánchez, el propietario de As Cobas, que además se dio a conocer durante esta segunda ola especialmente desde que se decretó el cierre de la hostelería en Galicia, por poner una televisión junto a la ventana para que sus clientes habituales y los peatones pudieran ver todos los partidos de fútbol de la Liga española y de la Champions desde el exterior.

Mientras, los locales de apuestas siguen con su actividad. Aunque no pueden ofrecer comida ni bebida a partir de las 17.00 horas, el pasado martes la Policía tuvo que entrar en un establecimiento de este tipo ubicado en Travesía de Vigo que tenía a clientes consumiendo en las mesas cuando está expresamente prohibido. No obstante, hay que señalar que estos locales por lo general sí que están cumpliendo y no están sirviendo bebidas en horario no permitido.

Compartir el artículo

stats