Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tesoro arqueológico de Vigo da un estirón

El borrador del PXOM refleja en su catálogo 170 yacimientos históricos | El plan de 1993 sumaba 75 y el anulado, 155 | Incluye desde castros y petroglifos hasta necrópolis y villas

Ventanas abiertas al mundo romano. El catálogo incorporado en el PXOM incluye yacimientos que ayudan a conocer el pasado romano de Vigo. Destaca por ejemplo la villa de Toralla (Mirambell). En verano se convierte en escenario de funciones teatralizadas que muestran cómo era la vida entre sus muros. | R. GROBAS

Ocurre en ocasiones que lo que empieza como una promoción inmobiliaria –obras para levantar bloques de pisos, garajes y oficinas– termina convirtiéndose en un descubrimiento arqueológico. Ocurrió en 2016 durante los trabajos en el solar del antiguo Pazo del Marqués de Valladares, en el Casco Vello, cuando los técnicos localizaron una necrópolis romana con más de una docena de sepulturas y restos medievales. Lo mismo pasó, por ejemplo, en 2013, cuando durante la construcción del Centro de Interpretación de Toralla se desenterraron muros, cerámicas e incluso una sepultura que se dató hacia el siglo III. El listado de descubrimientos es amplio y crece cada cierto tiempo a golpe de pico, pala y estudio: una fábrica de salazón en Marqués de Valladares, restos romanos en Marqués de Valterra, salinas en Rosalía de Castro... Uno de los últimos ejemplos lo dejó el hallazgo de vestigios en una parcela edificable situada entre Rosalía y Serafín Avendaño. Que las piezas se localicen es mérito, a menudo, de las catas y estudios que se realizan allí donde hay sospechas de que el terreno esconde pistas sobre la crónica de Vigo.

Piezas para conocer la historia local. Los yacimientos y restos de cerámica, vidrio, féretros... localizados por los técnicos ayudan a componer la historia local. En la imagen, técnicos trabajando este verano en un yacimiento descubierto en Rosalía de Castro. | MARTA G. BREA

El goteo de hallazgos tiene su reflejo en el PXOM, el guión que marca el desarrollo urbanístico de una ciudad durante años. De hecho su lectura da una idea de cómo el Vigo histórico aflora poco a poco, entre obras y análisis. El Plan Xeral de 1993 incluía en su catálogo 75 yacimientos, en el de 2008 eran ya 155 y el borrador del nuevo PXOM que tramita el Concello avanza un dato incluso mayor. “Actualmente la relación de bienes arqueológicos actualizada enviada por la Consellería de Cultura incluye hasta 170 yacimiento que deberán ser incluidos en el catálogo del Plan Xeral”, detalla el documento, en el que se precisa además la existencia de otros 32 hallazgos, la misma cifra que en el malogrado PXOM de 2008.

El mapa de los castros. Vigo, como recogen los técnicos en el borrador del propio PXOM, disfruta de un amplio legado arqueológico. Una de las “joyas” de ese listado son los castros, como el del monte al que dan nombre, Torres de Padín o Monte do Alba, entre otros. | ALBA VILLAR

¿Qué diferencia hay entre un yacimiento y un hallazgo? Para los técnicos los primeros son “lugares donde existen bienes susceptibles de ser estudiados con metodología arqueológica”, con independencia de si están en la superficie o el subsuelo. Los segundos son piezas, restos que se descubren por azar.

En el borrador del PXOM los técnicos presumen sobre la riqueza arqueológica de Vigo y recuerdan que entre los yacimientos hay mámoas, petroglifos, castros, necrópolis y villas, entre otros elementos. “Cubren casi todas las etapas culturales y cronológicas conocidas  (desde el Paleolítico hasta la Edad Media). El municipio de Vigo es uno de los que concentra más exponentes de tipo arqueológico en Galicia”, recoge. El documento reconoce además que el listado “está en permanente incremento debido a las nuevas y constantes excavaciones e investigaciones”.

Mámoas y petroglifos, la memoria de piedra. Gran parte del catálogo incluido en el Plan Xeral de Vigo lo conforman mámoas y petroglifos como el de la imagen, conocido como “Pedra Moura” y que se sitúa en los montes de Coruxo.

El extenso catálogo de 170 elementos incluidos en el borrador de PXOM que tramita el Concello con miras a su aprobación inicial en 2021 y definitiva en 2023, incluye, entre otros elementos, el Castro de Vigo, la villa romana de Punta Borralleiro (Alcabre), el petroglifo de A Laxe, Pedra Longa o Matamá, Torre dos Mouros, las mámoas de Sobreiras, Gándara y San Cosme o los yacimientos localizados en Arenal y Casco Vello. Mucho menos extenso, en la lista de 32 hallazgos se detallan machetes, bifaces, fragmentos cerámicos, molinos de mano, sepulcros o restos de ánforas.

Al final del catálogo, como últimas fichas se incluyen las Salinas del Lagares, Castro Chouzo, los petroglifos do Outeiro do Raposo, Cabezo de Saiáns, Monte do Castro, Valgada da Fonte do Sapo 2, San Lourenzo, Tomada dos Pedros 1, Chan Grande 2 y Castro de Carballal, además de las playas do Fortiñón y Canido. Su numeración no figura el plan de 2008, lo que podría apuntar a las incorporaciones.

Que los yacimientos consten en el catálogo del PXOM contribuye a blindarlos. De hecho el borrador señala que el plan debe reflejar su delimitación y estructuras y un “contorno de protección”. “Prevé las medidas para la protección, conservación, recuperación y aprovechamiento social y cultura”, anota.

El corazón urbano de Galicia acoge 1.700 hórreos

Vigo es el corazón urbano e industrial de Galicia, pero buena parte de su territorio se extiende por parroquias con amplias zonas de rural. El PXOM incluye un inventario de buena parte de su riqueza patrimonial, como hórreos, viviendas tradicionales, molinos o petos de ánimas. Según figura en el borrador del Plan Xeral, el Concello de Vigo tiene inventariados 1.665 hórreos, ocho petos de ánimas y 35 cruceiros con valor patrimonial y etnográfico. El listado se completa además con una extensa relación de casas tradicionales y diferentes ejemplos de “arquitectura del agua”, como molinos, fuentes, lavaderos o puentes.

Compartir el artículo

stats