Movimiento del Parlamento de Galicia para despejar la situación del Instituto de Estudios Oceanográfico (IEO), institución clave como asesor del Gobierno en cuestiones relacionadas con la pesca, la acuicultura o la contaminación y también en el desarrollo de proyectos de I+D. La Cámara autonómica sacó ayer adelante por unanimidad una iniciativa lanzada por el BNG y acordada con el PP que busca activar la maquinaria para que el IEO pase a depender de la Xunta. En concreto la proposición no de ley reclama a San Caetano que, “de manera inmediata”, inicie las gestiones con el Ejecutivo para el traspaso de competencias sobre la gestión económica y administrativa de los centros del IEO a la administración gallega. Y lo hace además con un recado claro: que el cambio se haga tras garantizar su viabilidad.

La cámara deja claro que antes del traspaso requiere que el Gobierno central “saneé y rearticule la entidad”. Mientras no se pueda completar el traslado de competencias, los parlamentarios demandan que se abra “un proceso de colaboración” entre la Xunta y los centros. El objetivo: que se gestionen “según las necesidades del sector marítimo-pesquero gallego y la administración” autonómica, manteniendo al mismo tiempo la colaboración con el resto de comunidades y organismos dedicados a la investigación. El IEO suma centros repartidos por diferentes puntos de España, como Gijón, Palma de Mallorca, Santander, Tenerife, Cádiz o –dentro también de Galicia– A Coruña.

A pesar de la relevancia del IEO la institución arrastra problemas desde hace tiempo, lo que ha derivado en una situación de parálisis que los trabajadores denuncian desde 2018, cuando constituyeron la plataforma “En defensa del IEO”. Sus dificultades desencadenaron de hecho dimisiones de cargos directivos. Para atajar la situación del organismo el Ejecutivo central intervino con un movimiento que prevé la integración del IEO en el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), decisión que ha generado fuertes críticas.

Situación anquilosada

En verano los propios investigadores del IEO de Vigo alertaban de la situación anquilosada de la institución, lo que les impedía incluso ejecutar fondos ni afrontar gastos a pesar de los 90 millones de tesorería que dispone el organismo. “No podemos comprar ni un reactivo. Necesitamos soluciones urgentes”, se reivindicaba desde el centro.

En julio, también, la conselleira del Mar, Rosa Quintana, reivindicaba el papel fundamental que desempeña el organismo en la defensa de los intereses de la flota gallega y española ante las instituciones europeas, en especial a la hora de elaborar informes de carácter técnico. “El sector necesita a su lado científicos que hagan valoraciones sobre el estado de salud en el que se encuentran las pesquerías que constituyen su medio de vida”, recalcó la responsable autonómica, que tildó de “negativa” la noticia de la integración del IEO en el CSIC.

“Debe estar correspondido con la necesaria asignación presupuestaria”

“Es positivo y necesario que el Gobierno central, de forma previa a cualquier traspaso, restituya completamente la operatividad del IEO, de lo contrario tendría que ser Galicia la que se haga cargo de sanear la entidad cuando se transfiera”, reivindica la portavoz del Mar del Grupo Popular, Teresa Egerique, quien reivindica también que el traspaso llegue acompañado de fondos. “Cualquier asunción de competencias debe estar correspondida con la necesaria asignación presupuestaria que haga viable la prestación del servicio”, anota. La popular recuerda también que la conselleira do Mar ya ha remitido una carta al ministro de Ciencia para reclamar al Gobierno que “no desmantele” la institución.