La playa de O Vao cuenta con diversas barreras de carácter temporales destinadas a retener la arena y evitar que sea desplazada por los fuertes vientos de estos días, especialmente en sus accesos. Durante la pasada madrugada ya se comprobó el efecto de esta medida, con la acumulación de hasta 17 centímetros de arena tras las barreras.

Esta medida forma parte de las acciones municipales para facilitar la consolidación de las dunas de la playa y mantener la zona como Espazo Natural de Interese Local (ENIL), una declaración que logró el Concello en octubre pasado, después de que la Xunta aprobara el plan de conservación del complejo formado por las dunas y el arenal de O Vao-Baluarte.

El plan de conservación, redactado por la propia Administración local para un periodo inicial de seis años, fija la normativa y las medidas de gestión necesarias para garantizar la conservación de los valores naturales presentes en este espacio, perteneciente en su totalidad al dominio público marítimo-terrestre. Para eso, el Concello tendrá que garantizar la conservación de las especies y hábitats presentes y dispondrá de 815.652,52 euros.