Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cierre perimetral de octubre provocó caídas de más del 60% en los viajes entre municipios

La evolución de los dos últimos meses dice que la movilidad en la segunda ola de la pandemia está muy por debajo del verano

Control policial en la avenida de Madrid el 30 de octubre.

Control policial en la avenida de Madrid el 30 de octubre.

El cierre perimetral decretado por la Xunta, primero en Vigo y después en una “almendra” de los municipios más próximos, afectó los primeros días de forma brutal a la movilidad de entrada y salida de la ciudad, pero con el paso de las semanas, los viajes a otros municipios recuperaron progresivamente el pulso, si bien todavía no se alcanzan las cifras del verano pasado ni, mucho menos, las de hace un año. Así se pone de manifiesto en el balance que hizo ayer público el Ministerio de Transportes de “movilidad diaria nacional”, un estudio que analiza los desplazamientos en todos los municipios de España desde el 29 de febrero hasta el 30 de noviembre.

En un análisis centrado en los dos últimos meses, cuando comenzó el cierre perimetral en Vigo, el estudio pone de manifiesto que las salidas y entradas en la ciudad llegaron a caer más de un 60%. En los viajes a otros municipios, el descenso alcanzó el 65%, y en las entradas desde otros territorios rozaron el 70%. Estas cifras se refieren especialmente a los primeros días del cierre perimetral, entre el 30 de octubre y el 2 de noviembre, días que coincidieron en fin de semana y festivos. En esa etapa, el cierre perimetral impedía entrar o salir del municipio.

  • Los casos de coronavirus se disparan en Galicia después de cada festivo o puente

    La cifra de afectados se triplicó a las dos semanas del 25 de julio y del 15 de agosto y subió un 51% tras el Pilar | Solo se mantuvo en Todos los Santos al estar cerradas las ciudades

El análisis ministerial ofrece datos de viajes por kilómetro. Conste parámetro, se constata que en septiembre se registraron, de media diaria, 3,3 millones de viajes de salida de la ciudad y 3,8 de entrada. En los primeros días de cierre, estas cifras bajaron a 1.125.000 viajes por kilómetro de salida y 1.173.000 de entrada, y se mantuvieron estables en las jornadas sucesivas. Así, el 7 de noviembre, cuando se decretó el cierre total de la hostelería y la funcionaba la “almendra” con los municipios limítrofes, apenas hubo 1.280.000 viajes diarios por kilómetro para abandonar Vigo y 1.213.000 para entrar. Son cifras muy lejanas de lo que se registraba en julio y agosto, cuando no había restricciones. En pleno verano se rozaban los cuatro millones de desplazamientos en el parámetro ministerios de viajes por kilómetro.

Estas cifras, ya de por sí muy lejos de lo que ocurría hace un año (es un 80% menos de lo habitual) no se han recuperado en absoluto en la actualidad, pese a que en estos dos últimos meses se observa un mayor movimiento de personas. Así, la media de noviembre es de unos 2,8 millones diarios de viajes por kilómetro, entre un 18 y un 15% menos que en septiembre.

Hugo Barreiro| Pinche en en la imagen para ampliar

Descensos también en la mobilidad interior

En cuanto a la movilidad interior, sin salir de Vigo, también hubo descensos, pero menos acusados. Llegó a picos de la mitad cuando se cerraron los bares, pero a día de hoy es apenas un 5% menos que a principios de septiembre y muy similar a los desplazamientos del verano.

Este análisis recoge todos los viajes de más de 500 metros realizados por los residentes mediante tecnología Big Data con el posicionamiento de los teléfonos móviles como fuente principal.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats