La pandemia afecta a la actividad quirúrgica del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo. Desde hace tiempo, se eliminaron la actividad de tarde, esas horas extra que realizaba el personal para recortar las listas de espera. Desde hace dos semanas, también han dejado de programar entre dos y tres quirófanos para tener disponibles más camas de reanimación por si empeoraran los críticos. Así, en estos días se han realizado una media de 85 intervenciones programadas al día. Es un 33% menos que en las mismas fechas del año pasado.

En concreto, en la última semana de noviembre, según datos oficiales, los quirófanos del Álvaro Cunqueiro y los del Meixoeiro intervinieron a 453 personas, el 40% con ingreso. Son 91 operaciones al día, frente a las 135 de la media del mismo mes del año pasado. En la primera semana de diciembre, la media de cirugías fue algo más baja, de 78, frente a las 116 de 2019. El martes 24 de noviembre fue la jornada menos activa, con solo 63 pacientes en quirófano. El siguiente, el pasado jueves, con 69.

La presión asistencial en los hospitales sigue bajando. Ayer solo había 13 pacientes con COVID-19 en las unidades de cuidados críticos, la mitad que hace veinte días. Diez de ellos, en el Álvaro Cunqueiro; uno en Povisa; y dos en Vithas Fátima. En planta hay otros 63 enfermos contagiados con el nuevo coronavirus: 48 en el complejo de Beade, 14 en el de la calle Salamanca y uno en el de Vía Norte.

El Área sanitaria de Vigo quiere seguir aprovechando la capacidad diagnóstica de sus laboratorios y dará continuidad a los cribados aleatorios a personas sanas para destapar contagiados asintomáticos. Esta semana ha empezado a citar a usuarios de los centros de salud de Calle Cuba, Rosalía de Castro (Beiramar incluido) y A Doblada. La próxima, incorporará Casco Vello y Pintor Colmeiro. Se llegará a los 16 de la ciudad. Se invitará a una media de entre 2.000 y 2.500 personas por ambulatorio. Se amplía la franja de edad de los usuarios que se seleccionarán para incluir jóvenes entre 18 y 20 años.

El Sergas notificó el fallecimiento de otras dos personas por COVID y ya son 224.

La obra del centro de salud de Bouzas acabará en abril y las de Olimpia Valencia se prevén para 2021

Justo un año después del inicio de las obras del centro de salud de Bouzas, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, las visitó ayer y aseguró que se está cumpliendo el calendario previsto –14 meses de ejecución– para una infraestructura “muy demandada”, que dará servicio a un máximo de casi 8.000 personas. De seguir este ritmo, la construcción finalizaría en abril y se abriría al público antes del verano. El nuevo centro pondrá a disposición de la villa –o de los usuarios que quieran adscribirse a este centro– 860 metros cuadrados, donde habrá tres consultas de Medicina de Familia y otras tres de enfermería, para acoger a 3.900 usuarios en horario de mañana y otros tantos de tarde. “Suficiente” para las necesidades de la zona, según el titular de Sanidade. El alcalde de Vigo, Abel Caballero, criticó que esta actuación llega con 10 años de retraso y que la Xunta "redujo" tanto el proyecto que es un "minicentro de salud", "una cosita casi de juguete". En la ciudad está a punto de adjudicarse también la redacción del proyecto del centro Olimpia Valencia, que se ubicará en el edificio de la Audiencia. Sanidade hará “todo lo posible” para iniciar la reforma el próximo año, tras el estreno de la Ciudad de la Justicia.

Sanidade pone bajo vigilancia a Tui y le preocupa Redondela

El número de pacientes activos bajo ayer en el área en 128, y se sitúa en 1.869, la menor cifra desde el 29 de octubre. Según los datos de Sanidade, se detectaron 102 nuevos contagios, pero recibieron el alta más del doble de infectados. La incidencia acumulada a 14 días, el parámetro base en el que se fijan las autoridades para establecer las restricciones, está ya a punto de cruzar el umbral de los 250 casos detectados por cada cien mil habitantes –está en 251– y abandonar el “riesgo extremo”. El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, analizó que la “tendencia general es a la baja”, pero no para “tirar las campanas al vuelo”, por lo que pidió seguir siendo “prudentes” y actuar con “sentidiño”. Indicó que esa buena tendencia se observa en toda las grandes ciudades. También en el conjunto del área de Vigo, salvo en casos excepcionales, que “preocupan”. Como Tui, que ayer fue incluida por Sanidade entre las localidades en las que se seguirá una especial vigilancia. Con 67 casos en dos semanas, tiene una incidencia de 401 positivos en COVID por cada cien mil habitantes. La otra que más preocupa es Redondela, ’con 99 infectados y una incidencia de 339. En ambas localidades ya rigen las restricciones máximas. En Tui se realizará el martes un cribado aleatorio en el pabellón municipal “viejo”, al que se invitará a 2.500 personas. En Redondela también esta prevista una acción similar. En cuanto al temor a un repunte tras el puente o la Navidad, García Comesaña resaltó que, si aumenta la presión, se seguirán estableciendo restricciones, “aunque estemos en Navidad”.