El alcalde de Vigo, Abel Caballero, denunció ayer el “retraso” de la Xunta en la emisión de informes de Patrimonio, lo que frena la obra de reforma del Paseo de Bouzas, un proyecto remitido a la Consellería de Cultura el 19 de octubre para la emisión de informes, al afectar la obra a una zona de cautela arqueológica. De este modo se abre un nuevo frente de discrepancia entre ambas partes, ya que la Xunta ha salido al paso al decir que la emisión de informes técnicos tiene unos plazos y que los funcionarios están haciendo un trabajo “escrupuloso” y están “en plazo”.

Caballero recordó que “cargos del PP en la ciudad colgaban cartelitos para denunciar el mal estado del Paseo y se pregunta si colgarán ahora carteles para denunciar el retraso de la Xunta. La delegada territorial, Marta Fernández-Tapias, explica que el informe de Patrimonio está en fase de valoración, al igual que otras intervenciones en la ciudad olívica, como la iluminación del Monte da Guía, la mejora del itinerario peatonal en la calle Roupeiro, o la construcción de aceras y servicios en Severino Covas.