Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Para cerrar a las 5, ya ni abrimos”

La hostelería rechaza las nuevas medidas de su desescalada

Los hosteleros vigueses se plantan contra la desescalada: "Para cerrar a las 5,ya no abrimos"

Los hosteleros vigueses se plantan contra la desescalada: "Para cerrar a las 5,ya no abrimos"

Los grupos de Whatsapp y redes sociales de los dueños, gerentes y empleados de los cientos de negocios de hostelería de la ciudad “ardían” ayer esperando noticias de la Xunta –después de la reunión mantenida por el comité clínico que asesora al ejecutivo gallego en esta pandemia– con respecto a las medidas o, mejor dicho, restricciones “más suaves” que deberán afrontar una vez vuelvan a levantar sus persianas al público. Una vez cumplido el mes de cierre, los empresarios auguraban recuperar las sonoras pérdidas con la campaña navideña, pero todo podría quedarse en una mera ilusión.

  • La hostelería de Galicia reabrirá por fases: así es el plan de la Xunta

    La primera, que podría llegar para el Puente de la Constitución, permitiría aforos del 30% en el interior y del 50% en terrazas | No será al mismo tiempo en todos los municipio

“Las medidas son un despropósito y más viendo calles y superficies llenas de gente”

Cristina García - La Mina

decoration

Y es que las fases de reapertura apuntadas el lunes, con la previsión de cerrar los locales a las 17.00 horas, fueron recibidas como un jarro de agua fría por los hosteleros que, casi de forma unánime, no abrirán sus puertas. “Es absurdo hacerlo para cerrar a las cinco de la tarde; es que no renta. Son un despropósito estas medidas y más viendo las aglomeraciones en céntricas calles o grandes superficies. Me parece un despropósito”, reconocía Cristina García, responsable de la taberna La Mina.

“No puedes cerra un sector sin ofrecer potentes ayudas; no dan ni para impuestos”

César Ballesteros - Presidente FEHOPROS

decoration

Esta reapertura gradual de los bares y restaurantes contempla un escenario donde el límite de aforo en el interior de los locales del 30%, un 50% en las terrazas, el cierre a las 5 de la tarde y grupos convivientes. Tampoco hay que olvidar que solo se dará en aquellos concellos donde la incidencia de virus sea menor de la estipulada”. La medida es bastante radical. Se sigue criminalizando a la hostelería cuando queda demostrado que hay más contagios en el ámbito familiar. Estas restricciones buscan reducir la movilidad y la socialización; pero ésta se ha trasladado ahora a las casas”, defiende el presidente de los hosteleros de la provincia de Pontevedra (Fehopros), César Ballesteros.

  • Los casos de coronavirus se disparan en Galicia después de cada festivo o puente

    La cifra de afectados se triplicó a las dos semanas del 25 de julio y del 15 de agosto y subió un 51% tras el Pilar | Solo se mantuvo en Todos los Santos al estar cerradas las ciudades

Una céntrica cafetería, cerrada tras la segunda ola de COVID. Marta G. Brea

“La hostelería no somos solo los bares, una terraza ayuda a que mires otros negocios”

Omar Fares - La Central

decoration

Su postura la comparte también Omar Fares, dueño de La Central y otros dos locales en la ciudad. “Son medidas desastrosas, inconcebibles e injustificadas. En la hostelería llevamos un control muy exhaustivo, se limpia y desinfecta cada vez que un cliente viene o se va; con nosotros se respetan las distancias, los aforos, no habría aglomeraciones... Tanto yo como otros compañeros vemos esto y no podemos entenderlo”, lamenta este restaurador.

“No sabemos por cuánto tiempo podremos abrir, juegan con nuestra estabilidad”

Mónica Rodríguez - La Consentida

decoration

No se contempla en las limitaciones a esta reapertura pero tampoco entra en la cabeza de muchos hosteleros. Se trata de la “incertidumbre” por el tiempo o periodo en el que podrán permanecer abiertos. “Mi miedo pasa por que ahora abramos, aunque sea con restricciones, para que en un mes vuelvan a decirnos que todos cerrados. Aquí no solo pierdes dinero, sino que también moralmente quedas tocado. Muchos negocios optarán por no abrir porque tendrán que renunciar a los ERTE, a las bonificaciones, no sabrán si comprar o no género, etc. Me parece tan injusto, juegan con nuestra estabilidad. O nos dejan trabajar o cerraremos todos”, denuncia Mónica Rodríguez, responsable de La Consentida.

“No sería viable abrir, tanto por el horario como el aforo.Seguiremos con los repartos”

Rafa Centeno - MARUJA LIMÓN

decoration

Este posible horario límite de las 17.00 horas, que se suma al ya fijado toque de queda de las 23.00 horas, podría semejar a priori un beneficio para los restaurantes que podrían servir ya comidas en su interior o aquellos especializados en desayunos. Pero no convence a todos. Es el caso del Maruja Limón, donde seguirán con los repartos a domicilio como bandera. “No sería viable, primero por el aforo y luego por el horario de cierre. Seguiremos con el modelo de repartos”, explica su chef, Rafa Centeno.

Plan de rescate

“La desescalada debería ir acompañada de ayudas, pero solo pasan recibos”

Raquel Ogando - Lume de Carozo

decoration

Para Raquel Ogando, de Lume de Carozo, el nivel de crispación del sector está al límite. “No puede ser que nos limiten con fases, esto confunde a la gente. Nos dijeron un mes de cierre pero no se dijo nada de una desescalada. Y si se implanta tiene que venir acompañada de ayudas, pero lo que nos siguen pasando son recibos”, cuenta Ogando. Ballesteros también se une a estas demandas, pero sí augura una mayor apertura de negocios. “Muchos no podrán rentabilizar pero otros tendrán que abrir sí o sí. El problema llegará en enero, cuando se vuelva a cerrar y se justifique por la apertura de la hostelería. Ahora mismo las ayudas no sirven, se necesita un plan de rescate”, aclara el presidente provincial de hostelería.

“No somos una zona de comidas o desayunos; no funcionamos antes de las 5”

Ana - Hosteleros Churruca

decoration

Y viajando por barrios, la situación también será muy diferente en aquellos que exploten más la clientela diurna frente a la nocturna o vespertina, como es Churruca. “Aquí no funcionamos antes de las cinco. No somos una zona de desayunos y tampoco vamos a abrir solo para el vermú de los fines de semana. No nos esperábamos eso, está más que demostrado que no somos culpables de los contagios pero lo seguimos pagando”, lamenta Ana, portavoz del colectivo hostelero de este barrio vigués.

Duración de la apertura

“Con el teletrabajo casi no se sirven comidas, los bares facturan a partir de las 7”

Itos Domínguez - Hostelera

decoration

Una hostelera del ocio nocturno que tuvo que reinventar su negocio es Itos Domínguez, del Casco Vello. “Al tener licencia también de cafetería pude colocar una terraza y reinventar el negocio. Pero ahora, con estas restricciones de cierre y aforo, ¿qué hacemos? Muchos bares empiezan a facturar a partir de las 7 de la tarde, que es cuenta la gente termina de trabajar y sale a desconectar. Y los restaurantes, con el teletrabajo, perdieron muchas comidas. Si ahora le quitas también la posibilidad de ofrecer cenas, se quedan sin nada”, argumenta Domínguez.

MEDIDAS

1-Apertura con límites de aforo y de horarios

Las medidas de esta fase contemplan un 30% del aforo en interior, 50% en terrazas y el horario de cierre se fija a las 17.00 horas.

2 -Aglomeraciones frente al control de distancia

Garantizan que su apertura respeta las distancias, evitando aglomeraciones como en céntricas calles o centros comerciales.

3 -Ayudas insuficientes o inalcanzables

Aseguran que los requisitos para optar a estas ayudas no permitirían seguir abiertos y que no cubrirían todos los impuestos a los que soportar.

de

“¿El ocio nocturno? Ya nos han eliminado del teorema”

Este arroje de luz que puede suponer para algunos locales de restauración la reapertura la público de negocios a pesar de las restricciones, para el ocio nocturno la realidad –y también el futuro no tan próximo– sigue siendo negra. “De nosotros ya ni se hablan porque no nos van a abrir. Directamente ya nos han eliminado del teorema. El sector está agonizando, las cuentas no dan y las ayudas no llegan”, explica el empresario vigués con tres locales en la ciudad, José Luis Asenjo.

Reconoce que, pese a haber cumplimentado todo el papeleo y gestiones para estas ayudas, de momento siguen “sin entrar”, no así los impuestos. “Las necesidades las tenemos ya, ahora, no podemos esperar más. Hablaba con compañeros que me cuentan que definitivamente no van a volver a abrir y me da mucha pena. Era gente joven que inició un proyecto con mucho y ahora se encuentra con esta realidad. Sabemos lo que hay y entendemos la situación, pero entonces necesitamos un plan de rescate”, matiza.

De las copas al café

Una hostelera del ocio nocturno que tuvo que reinventar su negocio es Itos Domínguez, del Casco Vello. “Al tener licencia también de cafetería pude colocar una terraza y reinventar el negocio. Pero ahora, con estas restricciones de cierre y aforo, ¿qué hacemos? Muchos bares empiezan a facturar a partir de las 7 de la tarde, que es cuenta la gente termina de trabajar y sale a desconectar. Y los restaurantes, con el teletrabajo, perdieron muchas comidas. Si ahora le quitas también la posibilidad de ofrecer cenas, se quedan sin nada”, argumenta Domínguez. 

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats