La Operación Pólvora desarrollada recientemente en Palma de Mallorca supuso un duro golpe al tráfico de drogas en la isla, concretamente a un grupo criminal que se dedicaba a la venta a gran escala de cocaína. Hubo entre septiembre y noviembre una treintena de arrestados. El presunto líder era un hombre de origen cubano que dirigía de forma dura esta red y que poseía varios trasteros distribuidos por toda Palma: junto a cocaína y un laboratorio para adulterar el estupefaciente, los investigadores hallaron 60 kilos de sustancias de corte y 350.000 euros en efectivo. Pues a raíz de ese operativo ayer se desplegó otro que tuvo a Vigo como protagonista: fue detenido un empresario de la ciudad olívica por su presunta implicación en un entramado de venta y exportación a nivel internacional de sustancias químicas para ser supuestamente utilizadas con fines ilícitos de elaboración de drogas.

Por medio de un exhorto del juzgado de Mallorca que lleva esta investigación y con la participación de agentes del Greco Galicia y del grupo UDYCO de la comisaría viguesa, ayer por la mañana se procedía a la detención del empresario y a una entrada y registro en la sede de la empresa, que tiene su sede en el polígono industrial de Miraflores y que se dedica a la distribución de materias primas y productos químicos, contando, según su página web, con más de 1.500 en stock. Con envíos regulares a toda Europa, exportan también a EE UU y a otros países americanos. Al parecer, la firma habría vendido online precursores por encargo a distintos países de Europa.

También ayer se registraron un piso en la zona de Santa Cristina, en Lavadores, y un chalé en Coruxo. Las fuentes consultadas dicen que en dichas inspecciones no se encontró droga ni se aprehendieron otro tipo de sustancias, si bien sí se incautó documentación. Junto a los agentes y abogadas de oficio, en los registros participaron dos letradas de la Administración de Justicia (secretarias judiciales) de los juzgados vigueses.

Fuentes próximas al caso explican que este operativo en marcha en Vigo deriva de la Operación Pólvora, concretamente a raíz de tirar del hilo de las sustancias de corte incautadas a la organización de narcos mallorquina. Los precursores de drogas son sustancias químicas como la efedrina, el anhídrido acético o el ácido sulfúrico, entre otras, que, debido a su composición, pueden desviarse de su uso legal –antigripales, plásticos o fertilizantes, entre otros– y, en su lugar, utilizarse en la elaboración de distintos tipos de drogas como anfetaminas, cocaína, heroína, etcétera. De hecho, hay una normativa especial y reglamentos en vigor para controlar que la adquisición, venta y consumo de estas sustancias se haga para los fines lícitos para las que están autorizadas. “Es una cuestión que se vigila; son productos que no se pueden vender a cualquier persona ni en cantidades excesivas que resulten sospechosas”, explican.

Otro caso de 2014 archivado

La misma denominación de la empresa registrada ayer fue objeto, en 2014, de otra investigación de la Guardia Civil por supuesta comercialización de productos químicos sin autorización. Pero un juzgado vigués acabó archivando la causa ya que las sustancias incautadas “no son en sí mismas sustancias nocivas para la salud, sino medicamentos empleados a nivel humano y veterinario”, y no se hallaron indicios de que la web comercializase los productos “a sabiendas” de que iban a emplearse “en la producción o fabricación de drogas ilícitas”. La misma firma comercial y sus dos administradores también había sido investigada en otra causa similar en el año 2008 por la Policía Nacional.