Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Que una pandemia no haga olvidar otra”

Las asociaciones Pvlse y Agavih piden un mayor esfuerzo para hallar una vacuna también para el VIH y más pruebas diagnósticas como medida de prevención frente a la transmisión

Autoridades, representantes de Agavih y Pvlse y representantes del Área Sanitaria, en el homenaje.

Autoridades, representantes de Agavih y Pvlse y representantes del Área Sanitaria, en el homenaje. Alba Villar

Al igual que sucedió con el SARS-CoV-2, –“un virus chino”–, la población española lo veía como un problema de otros países. En Estados Unidos se visibilizó con el fallecimiento del actor Rock Hudson, en 1985. En Inglaterra, con la confesión de Freddie Mercury, un día antes de fallecer, en 1991. En España, fue Pepe Espaliú, artista de reputación internacional, el que, en 1992, abrió los ojos de la sociedad y las administraciones sobre una epidemia que ha acabado con la vida de 32 millones de personas: la del VIH. Hoy, Día Mundial de la Lucha contra el Sida, la Asociación Pvlse LGTBIQ+ proyectó en el Museo MARCO la acción Carrying, con la que Espaliú hace 28 años logró este objetivo. Recurren a ella para volver a poner el VIH bajo el foco y lanzar un mensaje: “Que una pandemia no haga olvidar otra”.

La coincidencia de las dos pandemias empuja a las comparaciones. Y la del COVID-19 ha demostrado que “la investigación en virología puede dar pasos de gigante en meses”, destaca el vicepresidente de Pvlse, Juan Labarroca, y apostilla: “si se quiere”. Desde que se describió por primera vez el VIH, en 1983, han pasado casi cuatro décadas y aún no tiene una. En una enfermedad que, en un inicio, se vinculó a homosexuales, drogadictos y prostitutas, el estigma es uno de los aspectos que más han dificultado esta lucha. Labarroca se pregunta si no explicará también este retraso en el descubrimiento de una vacuna.

  • Médicos chinos: El COVID-19 es como el SARS y el sida combinados

    Expertos del país asiático aseguran que el coronavirus daña los pulmones y el sistema inmunológico

30 casos nuevos al año en la unidada VIH del Álvaro Cunqueiro

En el área sanitaria de Vigo, la Unidad de VIH del Hospital Álvaro Cunqueiro sigue a algo más de un millar de personas con VIH. Cada año incorpora una treintena de casos nuevos. Indica que la mayoría de los nuevos infectados son personas que ha mantenido relaciones sin medidas profilácticas. Ya no se trata de personas de bajo nivel social y con problemas de consumo habitual de drogas.

  • El 80 % de los casos de VIH en Galicia derivan de relaciones sin protección

    Casi la mitad de los infectados presenta un diagnóstico tardío

Y es que “el VIH no entiende de perfiles”, destacan desde la Asociación Gallega de Personas Afectadas por VIH (Agavih). De hecho, la creencia de que los pacientes sí se ajustan a uno, incluso, entre los profesionales sanitarios, retrasa muchos diagnósticos. En la sede de la entidad lo constatan cada semana, según explica su presidenta, Cándida Álvarez.

“Nos llegan personas que han pedido la prueba hasta tres veces a su médico o que se inventan una historia de una relación de riesgo para conseguir que se la hagan”

Cándida Álvarez. - Presidenta de la Asociación Gallega de Personas Afectadas por VIH (Agavih)

decoration

El de María (nombre ficticio) es uno de esos casos en los que no le hicieron la prueba diagnóstica porque “no daba el perfil”. Separada, casada en segundas nupcias y con un hijo, solo se había acostado con dos hombres en su vida. Se lo transmitió su primer marido, en 1991, pero no tuvo un diagnóstico hasta 2000. Empezó a padecer neumonías. Pasó por el neumólogo, por el alergólogo. Incluso le hicieron una biopsia en el pulmón. Pasaban los años y ella seguía deteriorándose. Con solo 43 kilos de peso, llegaba agotada cuando quería llevar a su hijo al parque.

Finalmente, le hicieron la prueba y arrojó resultado positivo. No solo tenía VIH. Con el paso del tiempo y sin tratamiento, había desarrollado Sida. “Tenía las defensas tan bajitas, que si hubiera cogido otra neumonía ya no lo cuento”, relata y recuerda cómo el médico le pidió disculpas por haber descartado previamente el VIH solo por su perfil.

“Yo tampoco me lo esperaba y revolucionó toda mi vida y la casa”.

decoration

La noticia la derrumbó. “Yo tampoco me lo esperaba y revolucionó toda mi vida y la casa”. Su preocupación giró inmediatamente hacia su hijo, de 5 años, y su marido. Pero no se lo había transmitido. “Tuve mucha suerte”, asegura. Lo superó con el apoyo de su entorno y de Agavih. Hoy tiene la carga viral controlada con la medicación. Es decir, no lo transmite. Ni manteniendo relaciones sin protección.

  • El estudio de la vacuna tendrá participantes españoles

    En la investigación participan seis hospitales de Madrid, Barcelona, Valencia y Córdoba

“La vacuna no está, pero tenemos métodos para erradicar las nuevas transmisiones: hay que hacer más pruebas diagnósticas”

Cándida Álvarez

decoration

“La vacuna no está, pero tenemos métodos para erradicar las nuevas transmisiones: hay que hacer más pruebas diagnósticas”, subraya Cándida Álvarez, que tampoco se ajustaba al estereotipo. “Soy heterosexual, casada, con hijos. Menos mal que me hicieron el test”, indica. “Igual que la mascarilla nos protege del COVID-19, las pruebas nos protegen del VIH”, subraya. Recuerda que, hace dos años, el anterior conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, anunció la puesta en marcha de un protocolo para ofrecer la prueba en los centros de salud a todos los usuarios entre 18 y 65 años.

“Del VIH no nos morimos, pero sí del desconocimiento”, hace hincapié Cándida. Sin un diagnóstico, además de que esa persona puede seguir propagando el virus, no se pueden aplicar los efectivos tratamientos existentes en la actualidad que la convierten en una enfermedad crónica. La presidenta de Agavih explica que de los entre 3.500 y 4.000 nuevos casos que se detectan al año en España –el 5% en Galicia–, en el 48% hay un retraso diagnóstico. “Llegan con un estado deteriorado porque no se hacen pruebas”.

  • La lucha contra el VIH retrocede por el virus

    El efecto del covid en la sanidad va a tener un impacto negativo en el combate contra la dolencia

Para conmemorar el Día Mundial contra el Sida, los colectivos se concentraron por la mañana en Porta do Sol, acompañados por numerosas autoridades. Además de proyectar durante todo el día Carrying –cortesía de la Galería Pepe Cobo– en el MARCO, Pvlse expuso allí las tres fotografías ganadoras del certamen Cesida –coordinadora estatal de VIH y Sida– y celebró un acto para recordar la figura de Espaliú. Con esta jornada reclamaron el compromiso de la sociedad y las administraciones para alcanzar su deseo: “Lograr generaciones sin VIH”.

Autoridades, representantes de Agavih y Pvlse y representantes del Área Sanitaria, en el homenaje. Alba Villar

A ti, papá, que ya no estás ni estabas desde que te diagnosticaron. A ti que te trataron como un leproso en los brazos de nadie y a quién humillaron a la muerte en soledad. A ti, que te arrancaron de los brazos a tu hija obligándote a despedirte para siempre. A tu mujer, mi madre, que soportaba el dolor de la piel quemada por la lejía para poder acariciarte y a la que suplicabas: " Isa, métete conmigo en cama, dame calor que tengo mucho frío". A ti, al hombre muerto y olvidado al que jamás dejaron volver a ser padre y que condenaron al despecho de un despojo. De tu hija, la que escribe estas líneas, la que siempre tuvo que mentir sobre tu vida y tu muerte para no ser rechazada en un universo de miedo y desconocimiento. Que tu memoria y tu legado no se desdibujen, que la lucha siga, que la vida vuelva, aunque sea al abrazo de otro padre a su hija, esta vez de por vida. Cuida de mamá, ahora ya sí, abrazada a ti sin miedo a la injusticia

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats