Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

URBANISMO EN VIGO

Rocódromos, carril bici y un estanque: la Praza da Miñoca apuesta por la salud

El Concello traza un plan de reforma con un parque infantil accesible para crear una “gran plaza europea”, destaca Caballero

Izquierda, infografía del proyecto de remodelación de la Praza da Miñoca. Derecha, imagen actual del lugar

Izquierda, infografía del proyecto de remodelación de la Praza da Miñoca. Derecha, imagen actual del lugar FdV / A. Villar

Un río artificial, un estanque, un parque infantil accesible con toboganes, rocódromos y un gran arenero para juegos de arqueología, un carril bici perimetral, una grada multifuncional, un escenario, cedros, hayas, una zona de parkour… Son algunos de los elementos de los que presumirá la Praza da Miñoca, en el populoso barrio de Coia: se beneficiará de un lavado de cara integral en el que tanto la naturaleza como la salud adoptarán los papeles protagonistas. La obra, todavía sin licitar, comenzará en el primer semestre del año que viene, según avanzan fuentes municipales.

9

Rocódromos, carril bici y un estanque: la Praza da Miñoca apuesta por la salud

Para sacar más partido a un espacio actualmente desaprovechado pero con múltiples posibilidades, el Concello traza un proyecto que cuenta con una inversión de 1,6 millones –se sacarán de los remanentes–. Incluye ideas para hacer de este enclave un lugar de referencia para el disfrute ciudadano. A ojos del alcalde, Abel Caballero, se ejecutará con un “gran diseño” para convertirla en una “gran plaza europea”. Para ello, se renunciará a uno de sus componentes más visibles, el área de césped, que se encharca al llover y está infrautilizada al ser difícil transitar por ella.

La irrupción del COVID-19 hizo que la planificación inicial, anunciada a las puertas del verano de 2019, sufriera modificaciones. Y es que, como reconoce la institución municipal, la pandemia ha puesto en el centro del debate la importancia de tener en cuenta todavía más la naturaleza, que permite el esparcimiento de la población de forma saludable, sin hacinamientos. Por ello, el plan de humanización de este espacio de más de 5.000 metros cuadrados contempla, además de un río artificial y un estanque, helechos, azaleas, ciclamores del Canadá, cedros, cerezos, abedules, hayas y hasta un olivo, que reforzará el simbolismo de la urbe. Eso sí: la vegetación, “por lo general”, será baja y, en la zona de la escultura, se respetará el espacio para no restarle ni un ápice de protagonismo al conjunto que da nombre a esta plaza.

Rocódromos, carril bici y un estanque: la Praza da Miñoca apuesta por la salud

La flora será el telón de fondo de uno de los atractivos estrella: el parque infantil. El que ahora corona la plaza será mejorado y ampliado –crecerá hasta los 1.700 metros cuadrados– para evitar que se repitan aglomeraciones en días de máxima afluencia, como pueden ser los fines de semana. Contará con toboganes, mallas, rocódromos, un gran arenero para juegos de arqueología –los menores podrán descubrir animales como la lombriz, entre otros– y juegos inclusivos –accesibles y con logotipos para niños con Asperger, autismo, etc.–.

Para facilitar la práctica de deporte a los vecinos, se instalarán aparatos biosaludables y se habilitará una zona de parkour con juegos de ejercicio físico intenso. Cerca, estará una grada multifuncional con un pequeño escenario para acoger la celebración de eventos, esparcimiento, jugar a la pelota o montar una hoguera de San Juan. La plaza, que estará perimetrada por un carril bici y un bulevar, también ofrecerá bancos –en los de piedra, se colocarán respaldos– con mesas de reducido tamaño y enchufes. Se contempla, a su vez, la colocación de mesas de ping-pong en la zona sombría del estanque.

Rocódromos, carril bici y un estanque: la Praza da Miñoca apuesta por la salud

Un referente de mejora bioclimática

La renovación de la Praza da Miñoca marcará el camino de futuras humanizaciones en la urbe olívica: su parque infantil pretende ser una puerta a nuevas actuaciones encaminadas a la mejora bioclimática y disfrute de la naturaleza en el interior de la ciudad, por lo que también se potencia la calidad de los barrios colindantes. El proyecto que idea el Concello también busca recuperar la toponimia de Coia: en los respaldos de los bancos o en el pavimento, aparecerán nombres como A Mina, Lavadouro u Os Pozos. Un documento elaborado por la Universidade de Vigo servirá de guía.

Así era el proyecto inicial de 2019:

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats