Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto se sobrepone al frenazo del Covid y ya iguala el volumen de mercancías del pasado año

La buena evolución de los sectores automovilístico y del granito y el desembarco de la fruta en los muelles vigueses compensan las caídas en pesca congelada o madera | La media mensual es de 347.000 toneladas, como en 2019

Terminal de Bouzas

Terminal de Bouzas Marta G. Brea

El Puerto de Vigo “obtuvo la mejor cifra del último decenio en tráfico de mercancías”, con 4.164.000 toneladas. Eran las palabras con las que el presidente de la Autoridad Portuaria abría la Memoria anual de 2019. Esta frase bien podría repetirse doce meses después, en la Memoria de 2020, ya que Enrique López Veiga se despedirá, en cuestión de días, de su despacho en Praza da Estrela con la satisfacción de ver que el motor económico de Vigo y su entorno ha logrado resistir con fortaleza a la crisis derivada del Covid y cerrará el ejercicio con similares cifras a las del pasado año, en torno a los 4,2 millones de toneladas.

Así lo ha señalado el propio presidente saliente, que será reemplazado en breve por el exconselleiro de Sanidade Jesús Vázquez Almuiña. Y las cifras ponen de manifiesto que todo lo que se perdió entre marzo y junio, con descensos mensuales de los tráficos que llegaron a rondar el 30%, se ha recuperado desde el verano, gracias sobre todo a la solidez de los sectores automovilístico y del granito y a la incorporación de la fruta (casi inexistente en 2019) a los tráficos portuarios. Esta mercancía se ha convertido en solo un año en el noveno de mayor importancia de los muelles vigueses, por delante de otros productos alimenticios como las conservas.

La revolución frutera

En enero era el mayor productor del mundo, el californiano Del Monte Foods a través la naviera CMA-CGM, el que abría el camino de la fruta en Vigo en alianza con el Grupo Davila. Se rompía así una relación de muchos años con Marín, el puerto por donde hasta finales de 2019 entraba a España casi toda la fruta procedente del otro lado del océano, y se buscaba rivalizar con Algeciras. Y los resultados ya se ven en pocos meses. Este año ya suma, hasta octubre, unas 110.000 toneladas de “frutas, hortalizas y legumbres”, cuando en todo 2019 fueron poco más de 11.000. Y octubre batió el récord del ejercicio, con 19.200 toneladas, por lo que todo apunta a que 2020 concluirá cerca de las 140.000 toneladas.

Este espectacular y afortunado aumento ha servido para cubrir algunos “huecos” en otros productos y que en parte se han visto afectados por la pandemia. Al margen de la pesca fresca (que retrocede pero no se contabiliza en este balance de mercancías) los primeros diez meses del año constatan un descenso de actividad en apartados como la pesca congelada (-4%), los metales (-11%) o la madera (-8%). En cambio, además de la fruta, crece de forma considerable el movimiento de alimentos en general (42% de aumento), de productos químicos (14%) y de granitos y mármoles (más de un 13%).

El efecto de la fruta se deja ver también en la incorporación de países latinoamericanos a la lista de puertos con los que comercia Vigo. Así, Costa Rica pasó de enviar apenas sesenta toneladas al mes, a superar ahora las 280. Nicaragua, Panamá o Iraq han disparado también sus desembarcos de contenedores en Vigo. En cambio, caen las llegadas desde Bélgica, Francia o Israel en este mismo apartado, mientras que en el transporte convencional destaca el crecimiento de China (un 152%) frente a la caída de casi el 40% de Grecia.

Hasta octubre, las estadísticas provisionales de la Autoridad Portuaria detallaban un total de 3.472.784 toneladas de mercancías embarcadas y desembarcadas en los muelles vigueses, es decir, una media de 347.000 toneladas al mes. Es el mismo índice mensual de 2019, lo que pone de manifiesto el músculo del Puerto olívica para sobreponerse a los nefastos meses del confinamiento e incluso para aspirar a superar las cifras globales del pasado año. En marzo la caída de actividad fue del 6%, que se disparó al -29% en abril, mientras que en mayo era del -18%. Los números rojos se mantuvieron hasta agosto, cuando el cambio de tendencia abrió una ascensión progresiva, hasta las 457.000 toneladas de octubre, récord de todo el año. De mantenerse esa escalada, el ejercicio podría acabar en más de 4,2 millones de toneladas, si bien López Veiga ya se da por satisfecho con el “empate”, dadas las circunstancias.

  • El Puerto recibirá 140.000 toneladas de esta mercancía tras recuperar un tráfico perdido hace una década | Los primeros barcos procederán de Algeciras pero la naviera CMA ya prepara la ruta directa desde Sudamérica

En este buen comportamiento del segundo semestre del año colabora de forma notable el movimiento de automóviles desde la terminal de Bouzas. Entre enero y octubre de este año se trasladaron 547.182 toneladas de esta mercancía, un 2,2% menos que en el mismo periodo de 2019, pero el balance de meses como septiembre y octubre hacen pensar que esa mínima diferencia se podría enjugar en la recta final del año, a la vista de la producción, a pleno rendimiento, de PSA. Solo basta echar un vistazo a los datos mensuales para mantener el optimismo. En abril y mayo, en pleno confinamiento y con la factoría de Balaídos cerrada de mediados de marzo hasta la mitad de mayo, el descenso en Bouzas fue drástico, con menos del 25% de su actividad normal. En cambio, desde junio se observa una progresión que provocó que en octubre se movieran 86.413 toneladas, un 27% más que en el mismo mes de 2019.

Hace apenas unas semanas, la Asociación Española de Fabricantes de automóviles y Camiones (ANFAC) ya ponía de manifiesto que el de Vigo soportaba mejor que cualquier otro puerto español el desplome generalizado en el tráfico de vehículos que se registra en los dos últimos años, especialmente agravado en la primera mitad de 2020 por los efectos de la pandemia, Con datos hasta agosto (justo antes del acelerón registrado en septiembre y octubre, la caída de estos tráficos en Vigo era de menos del 10%, frente a un descenso de la media nacional del 34,3%. En Valencia, la bajada superaba el 35% y rozaba el 46% en Barcelona mientras que Málaga hundía sus estadísticas con una pérdida de casi el 66%.

Puertos del Estado, por su parte, informó ayer del volumen de actividad en octubre de las 28 autoridades portuarias de España bajo su paraguas y Vigo forma parte del exclusivo club de nueve que lograron crecer el mes pasado. Figura en octavo lugar, con una mejoría del 6%, por detrás de Alicante (32%), Gijón (23), Bahía de Cádiz (19), Pasaia, en Guipúzcoa (19), Vilagarcía (18), Almería (15) y Valencia (11). La lista se completa con Tarragona, que creció un 3% en octubre.

La Autoridad Portuaria ultima la adjudicación del carril-bici de Beiramar, que atrae a 26 empresas


La Autoridad Portuaria está a punto de adjudicar la tercera y última de las obras previstas en Beiramar para acondicionar su fechada hacia este avenida y la de As Avenidas. Ya contrató hace unas semanas la reparación de la pasarela de madera hundida en el accidente del Marisquiño con Acciona por unos 3,2 millones de euros, y la reparación del enlosado de Beiramar, también con un tramo de carril-bici, a Civis Global por 1,7 millones más, ahora se analizan las 26 ofertas presentadas a la ejecución, por 2,2 millones de euros más, del carril bici por la fachada marítima a lo largo de 2,8 kilómetros desde Praza da Estrela hasta la altura de la calle Coruña. Por otra parte, la Autoridad Portuaria colabora con la Agencia Espacial Europea (ESA) en un programa para detectar focos de contaminación en la Ría de Vigo, como la presencia de basuras marinas o el derrame de hidrocarburos. El trabajo, activado en cooperación con el grupo empresarial GMV, para facilitar la gestión de vertidos e identificar su origen. Los datos de la observación de la Tierra obtenidos por satélite son la base para diseñar las nuevas aplicaciones y entre los socios figura el Centro Nacional de Oceanografía de Southampton y la Universidad Colegio Cork, una institución de educación superior que forma parte de la National University of Ireland ubicada en Cork (Irlanda). Por su parte, la Autoridad Portuaria de Vigo colaborará con estos socios en la identificación de necesidades y demostración de los casos de uso, “dentro de su apuesta por la sostenibilidad”, según explica el propio Puerto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats