Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Siete empresas optan a reformar la Plaza de la Estación y completar así la transformación de esa zona

El plan municipal, de 2 millones de euros, incluye la reconstrucción de la fachada original de la terminal en el muro hacia la calle Urzáiz

En entorno de la estación de Urzáiz hierve de obras desde hace meses, con el centro Vialia y la estación de autobuses en plena ejecución. En ese ámbito, donde también se dan los primeros pasos para abrir un túnel circulatorio y derribar el viaducto sobre la calle Alfonso XIII, el Concello está a punto de abrir un nuevo frente de obra con el proyecto de “remodelación do contorno da rúa Baixada a Estación”. Se trata de un plan de 1.967.200 euros que permitirá completar la remodelación integral de todo ese entorno.

Los servicios técnicos municipales analizan ya las siete ofertas presentadas por las empresas Civis Global, Copasa, Covsa, Dragados, Oreco, Petrolam y Prace-Cernadas para asumir esta actuación, cuyo plazo de ejecución es de seis meses y que el Concello quiere comenzar en enero, justo después de Navidad. Con la remodelación de 655 metros cuadrados en la calle Baixada y otros 6.383 en la Plaza de la Estación, parte de la zona afectada se sitúa sobre el futuro túnel desde Lepanto para canalizar el tráfico hasta la AP-9 por Vialia. Por ello, las obras en este “vestíbulo urbano” se coordinarán con las del propio túnel, cuyos trabajos previos comenzaron hace unas semanas.

En la plaza ya han sido retirados todos sus árboles, transplantados en algunos casos en Samil o parques de la ciudad, y una vez remodelada, servirá de “antesala” al complejo comercial y de comunicaciones que se levanta a sus pies. De hecho, la actuación en Baixada á Estación y su Plaza forma parte del convenio de colaboración entre la Xunta, el Concello y Adif para la ejecución de los accesos y el entorno de la nueva terminal ferroviaria. En agosto se estableció que la Xunta financia el 20,65%, el Concello el 19,35% y Adif el 60% restante.

Uno de los apartados más llamativos de la reforma es que la fachada original de la estación, de 1878, regresará a la plaza, adosada al muro hacia la calle Urzáiz, donde servirá como “soporte” de un mirador sobre la zona”. Esta pieza se desmontó hace dos décadas y desde entonces sus piedras se almacenan en la estación de Redondela.

Se incluye también la ampliación de aceras en la Baixada y reducción del aparcamiento, además de la plantación de 68 árboles, entre ellos siete palmeras, seis camelias, 48 arces y tres plátanos de sombra.

Compartir el artículo

stats