Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Positivos reciben el alta tras diez días de cuarentena sin realizarse una nueva PCR

Los médicos de familia deciden si es o no necesario repetir la prueba | A algunos se les declara curados incluso con síntomas | Fuerte bajada de los contagios: 42 en 24 horas

Rafael Otero y su hija, María, están de alta aunque siguen con síntomas. Alba Villar

Al vigués Rafael Otero le comunicaron que era positivo por coronavirus el sábado 14 de noviembre. Presumiblemente, tanto a él como a su esposa, los contagió su hija, que es universitaria. El hijo fue el único miembro de esta familia de cuatro, que comparten todos piso, en dar negativo. Inmediatamente les dijeron a todos que se confinaran e hicieron el rastreo de contactos. Los tres que resultaron infectados estaban sin síntomas en un principio. Les pidieron que guardaran una cuarentena de diez días y posteriormente recibirían el alta sin necesidad de hacerle una segunda PCR y podrían recuperar vida normal. Todos recibieron ayer el alta salvo el hijo, que dio negativo y sigue confinado a la espera de que le den el resultado de la segunda PCR. Curiosamente es al único miembro de la familia a la que le repitieron la prueba.

Es algo que está marcado por los protocolos de la Consellería de Sanidade, que si una persona da positivo por coronavirus y no presenta síntomas los últimos tres días del confinamiento, recibe inmediatamente el alta sin necesidad de una segunda prueba al considerar que al décimo día la capacidad de transmisión del virus es mínima. Solo se realiza una nueva PCR en todos los casos a personal sanitario y usuarios y trabajadores de residencias.

El problema es que tanto Rafael Otero como su hija presentan síntomas. Él, que empezó siendo asintomático, con el paso de los días perdió el gusto y el olfato, algo que todavía sufre. Y ella sufre mareos y malestar general. Se lo comunicaron ayer a su médico de familia, del centro de salud de Sárdoma, y aún así les dio el alta. “Lo único que nos dijo es que vigiláramos los síntomas, pero que podemos hacer vida normal”, asegura este vecino de A Salgueira. A ellos les llamó la atención que no les repitieran la prueba, especialmente porque los tres que dieron positivo (padre, madre e hija) guardaron el confinamiento en su apartamento, que tiene un espacio limitado, utilizaron el mismo baño y hacían vida normal juntos en el interior del piso al estar todos infectados. El hijo que guardaba cuarentena tras dar negativo se mantenía confinado en su habitación al margen.

Rafael Otero trabaja como administrativo, por lo que prefiere ejercer su empleo desde casa por el momento para evitar riesgos. Su hija no ha vuelto a la facultad todavía al encontrarse mal. La madre es autónoma y ya se ha reincorporado a su puesto. La buena noticia es que todos los contactos estrechos de este brote familiar dieron negativo, incluidos los compañeros de trabajo del matrimonio.

Este caso es llamativo por el hecho de que no se les repita la prueba y se les de el alta pese a que sigan presentando síntomas. Si no los tuvieran, sería el protocolo habitual. La decisión final no obstante la toma el médico de familia, que habitualmente, si encargan una PCR para confirmar que son negativo, es porque la empresa en la que trabaja el contagiado se lo exige. “Hace poco una paciente con Covid que acababa la cuarentena de los diez días todavía presentaba febrícula y le transmití que debía seguir confinada. Si no presentase síntomas en los últimos tres días de la primera cuarentena, sí se le podría dar el alta ya sin repetirle la prueba”, explica una médico de familia del centro de salud de Lavadores.

Hay que incidir en que este protocolo en el que se marca que no es necesario repetir la prueba se refiere siempre en todo caso a pacientes leves que están pasando la enfermedad en su casa, nunca a aquellos que están ingresados y que necesitan cuidados médicos.

Respecto a los datos de incidencia del virus en el área sanitaria de Vigo, lo cierto es que parece que se está consiguiendo doblegar la curva de esta virulenta segunda ola. Así, solo se han registrado 42 nuevos positivos por PCR según el último balance del Sergas, casi la mitad que la jornada anterior. Este buen dato, unido a las más de cien curaciones que se dieron en esas 24 horas (información actualizada hasta las 18.00 horas del pasado domingo), permiten que los casos activos caigan a 2.260, la mejor cifra desde inicios de mes. “Estamos ganando el pulso al virus, pero lentamente, aún queda camino”, aseguró ayer Abel Caballero.

Ayer Sanidade notificaba tres nuevos fallecimientos por Covid en el área sanitaria. Uno murió en la propia residencia Ballesol, otro en Vithas Fátima procedente de Doral Residencias (Mos) y otro en el Álvaro Cunqueiro.

Compartir el artículo

stats