Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hostelería prevé una Navidad peor que las anteriores al “bum” de las luces: “Es crítico”

Las restricciones llevan a media docena de hoteles a limitar su actividad | Los negocios gestionan anulaciones para diciembre y dan por perdidas las cenas y fiestas | El efecto Covid ya se extiende en los caterings a 2021

Una terraza de la Praza da Constitución de Vigo el pasado mes de octubre

Una terraza de la Praza da Constitución de Vigo el pasado mes de octubre J. Lores

Antes de que Vigo fuese la “ciudad de las luces” –con Permiso de París– entre finales de noviembre y principios de enero, la Navidad pasaba de puntillas por los hoteles. En el mapa de los destinos para disfrutar del puente de la Constitución, Nochebuena, Fin de Año o Reyes, Vigo ocupaba posiciones discretas. Para muestra, un botón: en 2014, antes de que la ciudad pregonase a los cuatro vientos sus “Navidades Top”, los hoteles del municipio recibieron alrededor de 19.500 visitantes. El año pasado fueron 46.100, más incluso que en pleno julio. En 2020 las fiestas serán sin embargo bastante diferentes. Al menos así lo vaticinan los hosteleros, que creen que el Covid no solo ensombrecerá el efecto de las luces y la decoración de Navidad; directamente auguran que la campaña de 2020 será incluso peor que las que manejaban hace un lustro, cuando Vigo no sonaba siquiera para el puente de principios de diciembre.

12

La hostelería viguesa echa la persiana hasta el 4 de diciembre FDV

El miedo a las aglomeraciones, las restricciones a la movilidad y el golpe que el coronavirus ha asestado a la economía de muchas familias lleva a los hoteles a prever un diciembre flojo, muy alejado de las cifras que registraron en 2019. “Las pocas reservas que había se están cancelando, incluso para Fin de Año. Hay un goteo constante de anulaciones”, lamenta Jaime Pereira, presidente de la Asociación de Hoteles de Vigo (Ahosvi). A día de hoy calcula que en la ciudad hay cerca de media docena de establecimientos de entre tres y cinco estrellas que ya tienen limitada su actividad por el Covid. En la mayoría de los casos no puede hablarse estrictamente de “cierres”, pero ante el desplome de la demanda sus responsables han optado por dejar en mínimos la plantilla, derivar las reservas hacia otros alojamientos de la ciudad o directamente centrarse solo en los fines de semana.

  • “Va a ser un mes muy duro, las pocas reservas se están cancelando”

    Jaime Pereira - Asociación de Hoteles

“Diciembre va a ser muy duro, un mes horribilis, peor que los años previos a las luces de Navidad”, recalca Pereira. El propio despliegue de decoración diseñado en un inicio por el Concello se ha visto menguado. Ante el escenario creado por el coronavirus, el concurso para el montaje de la noria gigante, el mercadillo y las atracciones de la Alameda quedó desierto.

Consciente del impacto del Covid y la necesidad de primar la seguridad, el alcalde insiste desde hace tiempo que la prioridad del Ayuntamiento será ofrecer unas fiestas “mil por cien seguras”. Incluso ha diseñado un dispositivo que se volcará en evitar aglomeraciones y estará conformado por cámaras que controlarán 60 calles y una brigada integrada por algo más de una veintena de vigilantes.

"La situación para muchos es crítica”

decoration

El presidente de la federación de hosteleros de la provincia (Feprohos) recuerda, en cualquier caso, que aunque se levantarán las restricciones antes de la campaña de Navidad el sector llegará en una situación muy dura, marcado por la pérdida de citas clave –Semana Santa, Marisquiño, Conxemar o Navalia, por ejemplo–, una campaña de verano a medio gas y una larga etapa de clausura forzosa. “La hostelería está cerrada y sin perspectivas de funcionamiento, pero nos siguen llegando pagos. La situación para muchos es crítica”, alerta.

  • “No habrá cenas de empresa y las de Fin de Año no serán normales”

    Cesar Ballesteros - Asociación de Hosteleros

El presidente de Feprohos se muestra crítico con el trato que recibe el sector, en especial tras el “cerrojazo” de principios de noviembre. “Las cifras no están mostrando que el cierre de la hostelería sirva para frenar contagios. Que alguien nos lo explique. Cierra la hostelería, pero las reuniones sociales siguen celebrándose en casas particulares. Es peor el remedio que la enfermedad. La gente se reúne en casas sin control”, señala Sánchez-Ballesteros. Feprohos, avisa, ya estudia nuevas movilizaciones como la que protagonizó hace semanas.

“La hostelería no es el problema”, recalca. La apertura aliviaría la situación de un colectivo que, en cualquier caso, ya da por perdidas las reservas de Navidad. “Cenas de empresa no va a haber y las de Nochebuena, Fin de Año... Tampoco se harán de una forma normal. Será todo muy descafeinado, las Navidades más tristes”, lamenta.

  • “Hay negocios que ya no abrirán. La situación es crítica”

    José Domingo - Catering Don Pepe

José Domingo, responsable de Catering Don Pepe y del área que aglutina esa misma actividad en Feprohos, reconoce que los negocios atraviesan una “situación crítica”. “En Fin de Año sumaba casi 4.000 personas en tres espacios. Este año no será así. Y cenas de empresa tampoco habrá”, anota. Los caterings no solo han visto cómo se complicaba 2020. Muchos contemplan desesperados cómo la sombra del Covid se extiende incluso hasta 2021. “No hay ni una sola solicitud para el próximo año –señala Domingo–. Hay negocios que ya no van a poder abrir y están deshaciéndose de su material”.

Desde Zona Náutico, Rubén Pérez, recuerda que, además de a los propios hosteleros, el cierre ha dañado a los comerciantes. “Lo que pedimos es que se lance el plan de rescate del sector. No podemos seguir aguantando”, reivindica.

  • “Puede que haya movimiento en Navidad, pero con gente de aquí”

    Rubén Pérez - Hosteleros Zona Náutico

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats