Buenas intenciones

Joaquín Yáñez, el alcalde de Vigo, desveló a través del Decano, de la llegada de una carta enviada por el Gobierno en la que se anunciaban grandes obras en el puerto vigués. También se detallaban inversiones en la ciudad e incluso en la comarca. La misiva era la respuesta a la carta que habían enviado desde la Junta de Obras del Puerto y el ayuntamiento pocos días antes. La situación del puerto no era la mejor para poder crecer, ya que carecía de numerosas infraestructuras. En el futuro cercano se construiría el muelle de hierro, una instalación considerada básica y fundamental para el desarrollo portuario.

Más dinero para las fiestas

La Comisión de Fiestas seguía recaudando dinero. Ese era su objetivo y lo logró de diversos hosteleros. También recibió donaciones de particulares. La comisión había sido convocada por el ayuntamiento para que se pudieran sufragar los gastos de las fiestas que se desarrollarían el verano siguiente.

Hace 100 años | 24-11-1920

Buena cosecha

Se esperaba una buena remesa de vino, según el Decano. El periódico informaba de la satisfacción de los productores por el gran volumen de uva recogida, pero también por su calidad. Se podría decir que la cosecha era buena. En las bodegas ya se trabajaba con intensidad y a buen ritmo. Muchos de las empresas que se dedicaban al vino también tenían ahora la opción de exportar sus productos a través del puerto de Vigo. La comarca se había convertido en una zona productora de primera clase.

Ofrecimiento británico

El cónsul británico en Vigo envió una carta a la Cámara de Comercio en la que constaba una invitación formar para asistir a la gran feria del textil que se desarrollaría en Londres, Glasgow y Birmingham. Se resaltaba que era una de las más importantes del mundo y a la que acudían miles de personas. Los vigueses tenían la opción de mostrar sus productos ante otros empresarios y posibles compradores.

Hace 50 años | 24-11-1970

El Celta, cuarto en la liga

El Celta se encontraba en el cuarto lugar en la liga tras ganar por 1-0 al Español en Balaídos. Canario fue el autor del único gol que llevó el delirio y la felicidad a las gradas, repletas de aficionados. El equipo de Juan Arza acumulaba seis jornadas consecutiLvas sin perder y sumaba 13 puntos en diez jornadas. En aquella época la victoria suponía dos puntos y uno el empate. El conjunto vigués, a pesar de su buen arranque de la competición, mantenía como gran objetivo la permanencia, que era su desafío y principal referencia. Sin embargo, Juan Arza señalaba que podían aspirar a algo más.

Ayuda a los jóvenes

El Gobierno creó un fondo nacional de protección a los jóvenes dotado con 145 millones de pesetas. Ese dinero se administraría en becas para así evitar la emigración. Parte de esa dotación económica se tendría que realizar en Vigo y su comarca. La emigración todavía estaba muy arraigada en estas zonas y muchos tenían que marcharse.