Mientras el Concello de Vigo sopesa la fecha más adecuada para encender las luces de Navidad, los trabajos para la instalación del alumbrado encaran su recta final. Este lunes, tras caer el sol, la Gran Vía se encendió durante unos minutos, en una prueba para destinada a comprobar que todo está a punto. Precisamente, la céntrica arteria está presentando novedades en las últimas jornadas, con la incorporación de los elementos decorativos que están jalonando la construcción de las rampas mecánicas en el medio de la calle.

El alcalde, Abel Caballero, explicó en una entrevista con FARO publicada ayer que se reunirá con los hosteleros para contar con su opinión a la hora de decidir el momento de hacerlo. Lo que sí ha avanzado es que pretender pulsar el interruptor cuando bares, cafeterías y restaurantes estén ya abiertos. Hoy, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, abrió la puerta a levantar las restricciones de cara al puente de la Constitución en las zonas con mejores datos. Las medidas actuales caducan, en principio, el 4 de diciembre, aunque son prorrogables. En cualquier caso, el área de Vigo es ahora en la que la pandemia del coronavirus está más descontrolada.