Alrededor de tres cuartas partes de la población convocada por el Servicio Galego de Saúde en la primera fase del cribado masivo aleatorio en la ciudad de Vigo ha acudido a la cita. Habían sido invitados dos mil usuarios del centro de salud de Sárdoma de entre 20 y 60 años para hacerse una prueba PCR acudiendo al Covid Auto del Meixoeiro. La mitad el sábado y la otra mitad, hoy. El primer día respondieron el 72% de los citados. Hoy, a las 17.30 horas, llevaban el 74%, pero todavía quedaban cuatro horas para dar por finalizado el dispositivo.

El objetivo de esta iniciativa es destapar personas contagiadas por el nuevo coronavirus que estén atravesando la infección sin síntomas y que suponen un importante poblema para la salud pública ya que, al no sospechar que puedan estar afectados, siguen realizando su vida con mayor riesgo de propagar la enfermedad. La Dirección del Área sanitaria de Vigo puso en marcha esta estrategia por la preocupante situación epidemiológica de la ciudad, donde las restricciones no están teniendo el impacto esperado.

Esta actuación se extenderá a los 16 centros de salud del municipio vigués. El siguiente será el de Lavadores, donde hay algún foco preocupante. En un principio, la estrategia era realizar estas pruebas solo los fines de semana, pero mañana lunes se decidirá si realizarlas también durante la semana.

En cada centro de salud, en función de la incidencia de la pandemia en la población de su zona de influencia, se seleccionará un número de variable de personas a las que se les ofrecerá la participación en estos cribados. Deben tener entre 20 y 60 años (aunque se estudia extenderlo también de 15 a 20 años por el elevado número de casos en esta franja), anotados en el sistema de notificación Lembra y que no se hayan hecho una PCR en las dos últimas semanas. Recibirán un primer sms para invitarles y un segundo para comunicarles fecha, hora y sitio de extracción de la muestra para la realización de la prueba. Serán en los dos Covid Auto (el del Meixoeiro y el Cunqueiro), pero también se plantea la posibilidad de acercar la toma de muestras a poblaciones que estén alejadas de los dos hospitales.