Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Enrique López Veiga | Presidente saliente de la Autoridad Portuaria de Vigo

“Mi petición de relevo a Feijóo está dictada por la cabeza, no por el corazón”

Abandona el Puerto después de cinco años “con números verdes y un clima de tranquilidad” y no quiere dar consejos a su sucesor, Jesús Vázquez Almuiña: “Que lo haga a su manera”

López Veiga,  ante el Puerto

López Veiga, ante el Puerto M. G. Brea

El Consello de la Xunta hizo ayer oficial la propuesta del exconselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, como próximo presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, como adelantó FARO. Su antecesor, Enrique López Veiga, ya prepara las maletas con la firme intención de abandonar definitivamente la vida publica. En febrero cumplirá 74 años y “soy consciente de mi edad”, una de las razones de su marcha, solicitada por él mismo. Su situación personal le concede una independencia que le lleva a decir que “ser dependiente de la política para vivir es peligroso y poco recomendable”. Repasa sus cinco años al frente de la entidad y presume de dejar un “Puerto tranquilo y con números verdes”.

FICHA PERSONAL
Nacido en A Coruña en 1947, es doctor en Biología por la USC. Alto funcionario de la Unión Europea desde 1987, fue conselleiro de Pesca en dos etapas de 1990 a 1993 y de 2001 a 2005. En 2012 fue elegido senador por designación autonómica y en 2015 accedió a la presidencia del Puerto.

–Cómo resumiría su paso por el cargo entre 2015 y 2020?

–No soy el adecuado para hacer un balance. Sí es verdad que hubo avances importantes, como el conflicto de la estiba, cuya solución era de vida o muerte por la fuga de navieras. Se resolvió y se invirtió la tendencia. La estiba está bastante revuelta en otros puertos y siempre se pone de ejemplo la solución alcanzada en Vigo, en la que tuvo mucho mérito el comité de empresa. El colectivo de trabajadores ha sabido reaccionar de manera muy sensata y realista. Hoy es un puerto con un clima de tranquilidad, que se traduce en el aumento de tráficos pese a la pandemia. En la cuestión económica, estábamos en números rojos y ahora ya son verdes.

–También tendrá alguna espina clavada.

–Siempre quedan asignaturas pendientes. A mi me gustaría arreglarlo todo, pero es imposible, dada la dinámica administrativa y portuaria. Fue mala suerte que se anulara la Delimitación de Espacios y Usos Portuarios, que hubo que empezarla de nuevo desde cero, y los trámites son muy prolongados. La Plisan avanzó mucho más de lo que la gente dice. Hoy no es un páramo, en absoluto. Tres empresas se van a instalar y una de ellas, Albo, es muy importante, lo que hará que muchas otras lleguen detrás. En general el Puerto se asienta en bases sólidas. ¿Tiene problemas?, sí, ¿fáciles de resolver?, no, y menos a corto plazo. El principal, los espacios portuarios, no hay suficientes líneas de atraque a veinte años vista. La planificación portuaria en materia de infraestructuras tiene que hacerse a largo plazo y no a tres años. Ahora probablemente estamos cortos en la parte comercial. Ya casi no son suficientes y en cinco años ya serán insuficientes

–La discusión es hacia donde crecer.

–Hacia la ciudad ya no. Yo siempre he sido partidario de ampliar el muelle comercial, pero no he tenido los apoyos necesarios. Creo que habrá que retomarlo, igual que la ampliación de Bouzas. Es inevitable porque se tiende a buques más grandes, de casi 200 metros de eslora y que pronto superarán esa cifra.

  • “La ampliación del atraque en Bouzas garantizará su competitividad al menos 30 años”

    “No se han podido captar empresas en el Puerto por falta de espacio; en cinco años tendremos problemas en los muelles comerciales”

–Cualquier solución por tanto, pasa por invadir la ría. ¿Eso es compatible con el programa de Crecimiento Azul del Puerto?

–Si. Todo el mundo sabe que una autopista altera mucho el medio ambiente y en el mar pasa igual. Se necesitan ciertas infraestructuras, hacerlas con sensatez y con estudio de impacto ambiental. No creo que las ampliaciones diseñadas sean tan nocivas para el medio ambiente.

–Aún así, siempre surgen voces discrepantes.

–Lo sé, pero ocultar la realidad no es mi estilo nuca lo será. A la gente hay que decirle la verdad, porque ocultando la realidad la podemos llevar a la ruina. Claro que el desarrollo industrial necesita infraestructuras industriales, todo altera el medio ambiente, pero hay que hacerlo de modo que cause el menor daño posible.

“Me siento apoyado por los astilleros y por los que mueven mercancías de verdad”

decoration

–¿Se ha sentido respaldado por los agentes portuarios?

–En general sí. No entro a señalar a nadie. Los que mueven las mercancías de verdad y los astilleros, no tengo ninguna duda de su respaldo. Me siento más bien apoyado.

–Entiendo que lo que usted no se siente es despedido. Pidió expresamente su relevo en una carta al presidente de la Xunta.

–Es una decisión dictada, por mi parte, desde la cabeza, no desde el corazón. Quizás tenía fuerza física, pero yo siempre he sido muy consciente de mi edad y una cosa que no puedo garantizar son cuatro años de legislatura. Es algo que discutí con el presidente y el relevo es lógico.

La “autocaricatura” del adiós Enrique López Veiga

LA "AUTOCARICATURA" DEL ADIÓS
Muy aficionado al dibujo, Enrique López Veiga ha querido despedirse desde FARO de su cargo al frente de la Autoridad Portuaria con una “autocaricatura” en la que se representa a sí mismo como un lesionado en mil batallas, un símil de los “golpes” que ha recibido en estos cinco años. Su fama como caricaturista es muy conocida entre sus compañeros de partido.

–¿Le da algún consejo a su sucesor?

–Que lo haga a su manera, es lo que digo siempre. Cuando uno se va, hay que irse, no dar consejos.

–¿Cree que su buena relación personal con Abel Caballero le pudo perjudicar?

–Yo no me arrepiento de mi buena relación con el alcalde, en absoluto. La tengo desde la universidad ¿Cómo voy a llevarme mal con alguien con el que comparto la generación de 1968. Tenemos un pasado común en posiciones antifranquistas. Es una relación personal muy larga y eso no se olvida. Era buena entonces y lo es ahora. Tengo que decir que conmigo siempre se ha portado bien, no tengo ninguna queja.

“No me arrepiento de mi buena relación con el alcalde, siempre me ha tratado bien”

decoration

–Se lo pregunto porque a veces da la impresión de que usted es un verso libre dentro del PP.

–No soy un verso libre, pero sí tengo es mi criterio. Soy muy disciplinado, mucho más de lo que la gente cree, pero yo no me callo. Si no me callé con Franco, ¿cómo demonios me voy a callar ahora? Y nadie me asusta. Soy una persona independiente, no dependo de la política para vivir porque ser dependiente de la política para vivir es peligroso y poco recomendable.

–Usted apuesta por la coordinación entre puertos ¿Cree que alguno próximo ha sido desleal?

–Siempre he defendido la idea de Galicia, puerto único. Yo no reniego de eso porque Galicia tiene un potencial enorme si sus puertos se coordinan y se especializan. Si nos hacen competir demasiado nos hacemos daño. Es lícita la competencia porque la ley la impone, pero esa misma ley permite unificarlos. Por ejemplo, Valencia engloba varios y Leixões también. La tendencia debería de ser esa, pero yo no soy ingenuo y es complicado. Vigo difícilmente puede competir con Rotterdam, pero todos los puertos gallegos juntos, por supuesto que sí. Pero para ello hay que hacer infraestructuras y “rellenos”, entre comillas.

Enrique López Veiga

–Esa postura choca con la cara negativa del llamado localismo.

–El localismo es malo y es bueno. Uno debe de hacer cosas que sean buenas para Vigo, por supuesto, y procurar que lo que es bueno para Vigo se haga. Otra cosa es que solo veamos para Vigo, eso es lo malo. Si toda Galicia progresa, Vigo progresa. Y voy más allá, porque somos parte de una Eurorregión con el Norte de Portugal. Es verdad que competimos con Leixões pero al final se va a imponer la lógica económica de la fachada atlántica. Para su progreso hace falta el AVE de Ferrol a Lisboa y la salida Sur de Vigo.

–Pero no acaba de arrancar esa salida Sur. Ahora se anuncia otro estudio de alternativas .

–Hacer otro estudio no es lógico ya, es retardatorio. Ya hay dos, uno de Fomento y otro de la Xunta. Ya no estamos para un tercero. Había que acometer eso ya y no se está haciendo. Los gallegos no somos tontos. El Gobierno actual paga un peaje hacia el Mediterráneo, está clarísimo. Está volcado hacia ese corredor y no con el Atlántico.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats