Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Covid golpea a la lotería de Navidad

Las ventas de décimos, que notan el cierre de los negocios de hostelería, caen un 40%

Raquel Vázquez, propietaria de la administración Sagitario, en O Calvario.

Raquel Vázquez, propietaria de la administración Sagitario, en O Calvario. José Lores

El Covid-19 no ha dejado títere con cabeza. El efecto dominó que genera desde su irrupción también ha hecho parada en las administraciones de lotería. Sus dueños niegan rotundamente que la crisis haya avivado la búsqueda de suerte. Todo lo contrario. La complicada coyuntura que padecen las familias, colmadas de incertidumbre laboral y con la palabra ERTE rondando sus cabezas, y las restricciones de movilidad han golpeado con fuerza su actividad: las ventas de décimos de Navidad se han desplomado un 40%. El cerrojazo de la hostelería ha sido la puntilla de un sector enormemente dependiente del estado anímico de la población y de la tesitura económica. Ni siquiera la publicación del anuncio del sorteo del 22 de diciembre ha logrado animar de forma significativa a los vigueses.

  • La hostelería de Galicia vuelve a pedir en la calle un plan de rescate ante la pandemia

Lo confirma Rafael Acea, dueño de la administración número 27, en Camelias. Asegura que el cierre de cafeterías, bares y restaurantes supuso un “buen palo”. “Fue un momento crítico; sus clientes representaban una parte importante de la facturación. Si reabren el 4 de diciembre, aún podemos coger la recta final”, apostilla. El panorama dibujado por el patógeno ha machacado al gremio en varios sentidos: falta de turistas, dudas sobre la posibilidad de que se celebren reuniones y cenas en Navidad y falta de actividad en peñas o asociaciones.

“Vendíamos muchos décimos a personas de fuera de Vigo. Sigue habiendo gente fiel, pero gasta menos que antes y lo hace más tarde”

decoration

 A la vez destaca que la incertidumbre es tal que hay clientes que cuestionan si se va a celebrar el sorteo. “Hasta me han preguntado si los niños que extraen las bolas llevarán mascarilla”

Misma situación describe Carlos Martínez, titular de la administración número 14, en Eduardo Iglesias, al lado de Príncipe. Destaca que la venta de décimos está “muy floja”: un 40% menos que en 2019. “La campaña de verano, que supuso un 20% el año pasado, no existió por el escaso turismo que registramos, y las asociaciones y empresas ya han dado de baja sus reservas al desconocer si van a poder reunirse”, comenta tras dejar claro que, aunque se muestra “escéptico” sobre la posibilidad de que el encendido del alumbrado impulse la actividad, prefiere que la ciudad empiece a brillar “cuanto antes”. “La gente compra menos que antes. El año pasado, hubo días en los que hicimos 40.000 euros. Entraban clientes sin parar. Para esta ocasión, esperamos algo más de ambiente, pero dependerá de las restricciones: si sigue el cierre perimetral, será complicado”, argumenta.

“Empresas anulan las reservas al no saber si podrán reunirse”

Carlos Martínez - Calle Eduardo Iglesias

decoration
Carlos Martínez - Calle Eduardo Iglesias.

Carlos Martínez - Calle Eduardo Iglesias. José Lores

Samuel Posada, dueño de la administración número 37, en el centro comercial Gran Vía, traza una radiografía idéntica a las de sus compañeros de gremio. “Estamos a noviembre y todavía tengo toda la lotería de Navidad que me ha llegado. Este año, se han hecho muy pocas participaciones”, asevera. El cierre de la hostelería, en su caso, se tradujo en un contundente impacto en los ingresos: “muchas personas” que iban a comer o a tomar el café “se paraban a sellar algo o a comprar el décimo”. “En verano, algo se vendió, pero, al pasar agosto, casi nada. Y la gente que se llevaba 2.000 euros en lotería de Navidad, baja a 100 euros ahora. Antes, recibíamos a unas 500 personas cada día en el local; ahora, ni la mitad. Son las 12.00 y tan solo han entrado unas 70”, cuenta, a la vez que destaca el “miedo” de la gente a comprar y la confusión que generan las restricciones: “Gente mayor pensaba que, al bajar la persiana los bares y restaurantes, no podrían salir de casa”. En su caso, ha notado un ligero incremento en el reparto de lotería a domicilio: “Nos llaman por teléfonos y mandamos los décimos por mensajería privada, pero eso no compensa el bajón que se registra en el establecimiento”.

“Gente que pagaba 2.000 euros en décimos se queda ahora en 100"

Samuel Losada - Centro Comercial Gran Vía

decoration

Samuel Posada, lotero en el CC Gran Vía. José Lores

Ramiro López, dueño de la administración número 34, en la Alameda, concuerda con sus colegas. “La venta de décimos de Navidad está siendo floja. No tuvimos campaña de verano, ya que el turismo apenas existió. Creo que, por desgracia, tampoco tendremos de Navidad”, avanza antes de destacar que, con el encendido de las luces y el paso de las semanas, la gente “se puede animar algo”, pero la situación “no será ni parecida a la de otros años”.

 

Los números que triunfan en la pandemia

Hay quienes están seguros de que la pandemia del coronavirus esconde algo de fortuna. Convencidos de ello, han optado por comprar décimos de lotería con números que guardan relación con este suceso, como fechas que pasarán a la historia: el 15320 -por el 15 de marzo del 2020, fecha en la que se empezó el estado de alarma-, el 25520 -por el 25 de mayo, entrada en la fase 2 de la desescalada- o el 32020 -por marzo de 2020, mes en el que comenzó el confinamiento domiciliario y el resto de restricciones para cortar las alas al patógeno-. Este último es que el más éxito tuvo en la administración número 27 de Vigo.

“Me llegaron en verano y volaron. Ya en noviembre, sigue llamando gente casi todos los días para preguntar por él”

decoration

En el local del centro comercial Gran Vía, el décimo que ha causado más furor es el que lleva el 14320, día en el que se decretó el estado de alarma.

  • La suerte se invoca con el Covid-19

    Administraciones de lotería registran ventas de boletos del sorteo de Navidad terminados en 19 y con la fecha del inicio del estado de alarma:"Ya se están agotando", sentencian

Los loteros confirman que todos los años hay algún evento que determina la elección de los clientes, ya sean bodas, cumpleaños, desgracias o logros, aunque siempre llaman la atención los finalizados en 69, 22, 15 o 13. Para el sorteo extraordinario de esta Navidad, también se venden muchos décimos del 002020 o acabados en 19 por ser esta la cifra que acompaña a Covid en el nombre de la enfermedad. En otras épocas, los ciudadanos corrieron a adquirir el 00155 -por el artículo 155, aplicado en Cataluña- e incluso hubo gente que solicitó la fecha de nacimiento del entrenador portugués José Mourinho cuando capitaneaba el Real Madrid -26163-.

Compartir el artículo

stats