Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Nos deniegan proyectos por la inestabilidad”

La mayoría de los 70 trabajadores de la Fundación Biomédica Galicia Sur son temporales | Acusan a Sanidade de perpetuar la precariedad al bloquear la negociación del convenio

Investigadores, técnicos y gestores de la Fundación Biomédica Galicia Sur

Investigadores, técnicos y gestores de la Fundación Biomédica Galicia Sur José Lores

En la vacuna más prometedora que se investiga en España frente al Covid-19, la del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC, la mayor parte del equipo estaba en situación precaria. No es algo puntual. Es una situación habitual en la ciencia española. En los laboratorios en los que, en la actualidad, la población tiene puestas tantas esperanzas para recuperar la normalidad. También es la norma entre los trabajadores que se dedican en exclusiva a la investigación en salud en el área sanitaria de Vigo. El 80% de los más de 70 técnicos, gestores e investigadores de la Fundación Biomédica Galicia Sur son temporales. Algunos los encadenan desde hace años. Incluso, desde hace una década.

Algunos encadenan contratos desde hace 10 años y no pueden pedir un préstamo

Las plantillas de las tres fundaciones gallegas en investigación sanitaria llevan dos años negociando su convenio laboral con la Consellería de Sanidade para resolver esta situación. Denuncian que las conversaciones están bloqueadas desde el pasado verano. Varios de los trabajadores de la Galicia Sur aprovecharon la visita del ministro de Sanidad, Salvador Illa, la pasada semana, para visibilizar su situación. Lograron la promesa del conselleiro Julio García Comesaña de volver a sentarse a la mesa pronto. Aún no tienen fecha.

La inestabilidad laboral no solo afecta a cada trabajador, sino también a la organización en su conjunto. Explican que en las convocatorias de fondos para investigar, el equipo que figure en la solicitud debe tener un compromiso de permanencia el tiempo que dure el proyecto. “Te quedas con grupos muy reducidos. A veces ponemos a funcionarios para disfrazarlo, pero nos deniegan muchos por este motivo”, destacan.

“Nuestra vida laboral es una concatenación de contratos que acaban el 31 de diciembre y comienzan el 1”

decoration

“Nuestra vida laboral es una concatenación de contratos que acaban el 31 de diciembre y comienzan el 1”, denuncian y señalan que algunos de los puestos que ocupan son estructurales. “Llevo 10 años en la fundación y voy por el cuarto contrato. Se supone que me renovarán cuando se acabe, pero a nivel emocional agota mucho”, explica un profesional. “Cuando entras con 30 años no te importa, pero sí cuando ya tienes 40 y quieres pedir un préstamo o simplemente la tarjeta sanitaria europea; nos tienen que dar salvoconductos”, reprocha otro.

Las condiciones salariales son su otra gran demanda. La CIG, que reprocha el “veto” de Sanidade a la negociación, las califica de “ridículas” para las labores que realizan. Destacan que llevan 11 años sin revisar salarios y hablan de diferencias de 12.000 euros al año en investigadores que desempeñan un mismo puesto, u 8.000 euros, en técnicos. Denuncian que, en las negociaciones, Sanidade planteaba dejar fuera del convenio a los que logren su propio salario a través de becas, aunque no lleguen al salario medio de la institución.

Investigadores, técnicos y gestores de la Fundación Biomédica Galicia Sur J. Lores

La masa de investigadores de Galicia Sur sube a 800 con los sanitarios de Sergas y profesores de la Universidad de Vigo adheridos. Los trabajadores de la fundación sienten un agravio comparativo con ellos, trabajando codo con codo, pero no en las mismas condiciones. Denuncian también les han retirado algunos beneficios de los que disfrutaban en el Álvaro Cunqueiro, como el permiso para estacionar en el aparcamiento de trabajadores o bonificaciones en cafetería. Les han retirado también el acceso a la historia clínica electrónica por lo que, por ejemplo, los que trabajan en ensayos clínicos con pacientes no pueden trabajar con ella y deben meter manualmente todos los datos.

Ya tienen compañeros que se han ido a la industria. Gente prometedora, con proyectos concedidos como investigadores principales. "Los años pasan y necesitas una estabilidad y en la privada cobras tres veces más”.

Becarios trabajando gratis: “Investigar es para quien se lo pueda permitir”


“Los becarios son los esclavos de la investigación”. En la Fundación Biomédica Galicia Sur hay alrededor de una decena de estudiantes predoctorales que hacen buena parte del “trabajo sucio”. Algunos, por sus “notazas de miedo”, han conseguido becas con las que pueden disfrutar de un sueldo. Son pocos porque estas ayudas también lo son. A otros, les van haciendo contratos con fondos que se consiguen para algunos proyectos. El resto, dependen de que les mantengan sus familias. Si pueden. Un senior recuerda cómo, hace años, en sus inicios se veía obligado a acudir a comedores sociales o seguir trabajando de noche porque no tenía un sitio mejor al que ir. Investigar sigue siendo “una profesión para quien se lo pueda permitir”, señalan y recuerdan un estudio nacional que desveló que la mitad de estos becarios no tienen contrato. “Generan conocimiento para el país gratis”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats